Ir a contenido

Patrocina:

balance anual en Catalunya

Las inversiones inmobiliarias del último trimestre del 2017 doblaron las del 2016

La fuga de empresas por el 'procés' no ha liberado metros cuadrados de oficinas en Barcelona

El volumen total de inversiones superó los 2.175 millones de euros, un 17% menos que un año antes

Max Jiménez Botías

Imagen del centro comercial Terrassa Plaça, una de las operaciones realizadas en el último trimestre.

Imagen del centro comercial Terrassa Plaça, una de las operaciones realizadas en el último trimestre. / periodico

En el cuarto trimestre del 2017 el número de operaciones de inversión realizadas en el sector inmobiliario en Barcelona ha doblado las que se realizaron en el 2016. En volumen la cifra (538 millones de euros) es un 4% inferior a la registrada un año antes, cuando, sin embargo se llevaron a cabo inversiones de envergadura en el sector de centros comerciales. Paradoja. Pues en el sector inmobiliario se ha repetido sin cesar que el proceso político de Catalunya ha tenido una efecto sobre la decisión de los inversores. Se trata de una idea que no niega la presidenta de Savills Aguirre Newman, Anna Gener, quien apuntan que ha habido inversores que han preferido no tomar decisiones a la espera de un entorno diferente: "El año ha sido intenso en actividad, pero ha habido fondos que han decidido esperar a que se produzca un entorno de mayor estabilidad para tomar sus decisiones", ha explicado en la presentación del informe sobre la evolución del mercado inmobiliario catalán en el 2017.

Sin duda, sí que han habido operaciones que no se han llegado a hacer por las circunstancias políticas. La consultora las cuantifica en 400 millones de euros. Pero son solo las que han trascendido en los medios de comunicación: la decisión de Hispania de no llevar a cabo la compra de una cartera de oficinas o la paralización de la venta de edificios de Realia y Mediapro. Pero aun así, entre octubre y diciembre, se han acabado realizado 22 operaciones de inversión por las 11 que tuvieron lugar en el 2016. "Las operaciones se cierran en un momento concreto, pero acarrean un proceso de entre tres y cuatro meses para culminarlas. Es posible que la inercia del mercado haya permitido que concluyeran más inversiones que se habían gestado en trimestres anteriores. Hasta septiembre la evolución del mercado era muy buena", ha comentado Hipolito Sánchez, director de inversiones de la consultora. "Habrá que estar atentos a ver si esa inercia se prolonga durante este año. Pero los inversores en este momento tiene la percepción de que lo pero ya ha pasado", ha agregado Gener.

Curiosamente la inversión del cuarto trimestre del año ha representado una caída menor que en el conjunto del 2017. Se registraron operaciones por valor de 2.175 millones de euros, casi un 17% menos que el 2016, cuando la cifra alcanzó los 2.600 millones, según los datos presentados este viernes.

Las oficinas se quedan

Otra de las paradojas que ofrece el mercado inmobiliario catalán asociadas al entorno político es que pese a que más de 3.000 empresas han anunciado el traslado de su sede fuera de Catalunya, el mercado de oficinas no ha liberado metros cuadrados. Por el contrario, ha absorbido más metros cuadrados que en el 2016, particularmente en el mes de octubre (19.000 metros cuadrados más) el más convulso del último trimestre. Ese movimiento no ha comportado traslado de estructuras ni personal fuer de las sedes tradicionales hasta ahora. Pero no quiere decir que no se puede producir en el futuro. "Muchas empresas tienen compromisos de permanencia en sus contratos o ocupan un edificio que se adapta perfectamente a sus necesidades y no se plantea cambiar a corto lazo", ha comentado Pablo Romaní, director de operaciones de la consultora.

0 Comentarios
cargando