Ir a contenido

intercambios comerciales

Catalunya vende a España y compra al mundo

El déficit exterior del comercio catalán se compensa con el saldo positivo con las otras comunidades

Aragón, Valencia y Madrid concentran la mayor relación comercial con el territorio catalán

Agustí Sala Rosa Maria Sánchez

Contenedores apilados en el puerto de Barcelona.

Contenedores apilados en el puerto de Barcelona. / CARLOS MONTAÑÉS

En 1995, dos tercios del comercio de Catalunya se realizaban con el resto de comunidades autónomas españolas y un tercio, con el resto del mundo. A lo largo de los últimos años esa relación, que empezó a modificarse en el 2010, se ha dado la vuelta y el año pasado ya era la inversa: dos tercios destinados al resto de mundo; y un tercio, al resto de autonomías.

Esta evolución es un fiel reflejo del proceso de globalización e internacionalización del que ha participado Catalunya, la comunidad autónoma con mayor protagonismo en el sector exterior del país. Sin embargo, la pérdida de peso en las relaciones con el resto del país no significa que Catalunya no dependa del resto de comunidades, sino todo lo contrario.

Las ventas catalanas al resto de autonomías alcanzaron el año pasado los 38.861 millones de euros, mientras que las dirigidas al resto del mundo sumaron un total de 65.142 millones. Las compras, en cambio, fueron de 21.313 millones al resto de España y 77.825 millones al resto del mundo. En la práctica, el déficit exterior de Catalunya -el saldo negativo con el resto del mundo al importar más de los que exporta, que en promedio supera los 10.000 millones en los últimos años-, se compensa con creces con el superávit que obtiene en sus relaciones comerciales con el resto de las autonomías, según un reciente estudio  de la patronal catalana Foment del Treball. Y eso se ha venido produciendo desde 1995.

Los peligros del boicot

“En una primera aproximación se constata que Catalunya se abastece, fundamentalmente, de proveedores internacionales, mientras que sus ventas son relativamente superiores dentro del territorio nacional” sostiene el Centro de Predicción Económica (Ceprede) dentro de otro reciente estudio sobre la economía española publicado por el Consejo General de Economistas del que se podría extraer la conclusión de que Catalunya vende a España y compra al mundo.

Catalunya vende a Aragón casi tanto como a toda Francia (9.709 millones frente a 10.460 en el 2016) y mucho más que a Alemania (7.736 millones) o a Italia (5.932 millones). También vende más a Valencia (5.010 millones) que a Portugal (4.366 millones). Los mayores clientes nacionales de Catalunya son Aragón, la Comunidad Valenciana y Madrid, que a la vez son sus principales proveedores.

 “La economía catalana está enormemente implicada en la economía española”, concluye el presidente del Consejo General de Economistas, Valentí Pich. De ahí las advertencias sobre los riesgos de boicot al consumo de productos de una zona (Catalunya, en la actual situación de tensión política) ya que, en una economía con una intensa interrelación entre territorios, los daños provocados son en más de una dirección. En una botella de cava, por ejemplo, la única parte del producto ligada al territorio de origen puede ser solo el contenido de la botella mientras que todo lo demás (corcho, vidrio…) puede llegar de otras zonas de España.

España absorbe el 40% de las ventas

La situación de Catalunya muestra que casi el 40% de sus exportaciones son con el resto de España y representan el 17% de su PIB, mientras que lo que importa del resto de España representa solo el 10% de su PIB, según los datos de procesados por Ceprede.

En el 2016 el déficit comercial de Catalunya con el exterior fue de 12.683 millones de euros (compró más de lo que vendió), frente a un superávit de 17.548 millones con el resto de España. El análisis de Foment demuestra que el déficit exterior catalán fue de media de 10.181 millones en el periodo 1995-2001; de 22.364 millones entre el 2002 y el 2009; de 13.256 millones en el periodo 2010-2014 y de 12.293 millones en el 2015. En cambio, para estos mismos periodos, los superávits con el resto de las autonomías fueron de 17.378 millones, 21.607 millones, 17.798 y 17.859 millones, respectivamente.

La tendencia se mantenía hasta el inicio del tercer trimestre de este año. Según Ceprede (Centro de Predicción Económica), las ventas y compras de Catalunya con el resto de España iban al alza durante la primera mitad del ejercicio, pero esa evolución podría haberse truncado hacia la segunda mitad del ejercicio.

El superávit autonómico más elevado

El superávit catalán con el resto de comunidades es el más elevado de todas ellas. En el 2016 Catalunya vendió al resto de las autonomías más de lo que les compró, por una cuantía neta cercana a los 17.550 millones. Andalucía es la segunda comunidad con mayor superávit comercial interior (7.688 millones), seguida de Galicia, con 6.412 millones. Otras, en cambio, compran más de lo que venden al resto de España. Aragón es la que carga con un mayor déficit en el comercio interior, con 6.625 millones, según los datos procesados por Ceprede.

Por encima de Catalunya, con un déficit exterior que más que duplica al catalán está la comunidad de Madrid, con 29.354 millones de euros, que se añade al déficit del comercio interior de 13.996 millones. Estos desfases se explicarían por el elevado peso de los servicios en Madrid, frente a una escasa presencia de la industria y, por tanto, de la venta de manufacturas.

0 Comentarios
cargando