Ir a contenido

congreso de móviles

Nadal avisa que el Mobile World Congress del 2018 debe salir muy bien para no perderlo

El ministro insta a mantener la estabilidad política para favorecer la atracción internacional de Barcelona

Último día del MWC 2017 en La Fira.

Último día del MWC 2017 en La Fira. / DANNY CAMINAL

El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, no contempla que Barcelona deje de ser la sede del Congreso Mundial de Móviles (MWC, en sus siglas en inglés), pero ha remarcado que la edición de 2018 debe salir "muy bien". En una conferencia organizada por la Cámara de Comercio de España y por la de Barcelona, el ministro se ha referido así a la incidencia de la crisis política en Catalunya sobre congresos como el MWC, cuya organización avisó en noviembre, durante una reunión de la Fundación Barcelona Mobile World Capital, de la necesidad de estabilidad política para seguir celebrando este congreso en la capital catalana.

Haciendo balance del alcance de los efectos de la crisis política en Catalunya, el ministro ha apuntado: "Lo del MWC no fue fácil, porque están mirando a ver qué va a pasar en el 2018, pero como saldrá muy bien no va a haber problema. Pero que seamos conscientes de que tiene que salir muy bien", ha apostillado el ministro en alusión a la próxima edición, que tendrá lugar entre el 26 de febrero y el 1 de marzo del 2018. 

Presión política

La GSMA, patronal internacional de operadores de telefonía móvil y organizadora del salón Mobile World Congress, ha recordado repetidamente que tiene un acuerdo con Barcelona para que la ciudad acoja la feria hasta el año 2023. Pese a esa constatación, la tensión política y las presiones sobre el Ayuntamiento de Barcelona de Ada Colau tienden a recuperar la posibilidad de conflicto con la organización de la feria de móviles. 

La mejor ciudad

Preguntado por si se plantea que la GSMA, como organizadora del congreso, pueda romper su contrato con Barcelona, el ministro ha asegurado que especular con algo así sería "aventurado y poco responsable", y ha subrayado que la GSMA "sabe que Barcelona no tiene competencia en Europa ni el mundo como lugar para celebrar el Mobile". "Si al final 2018 es el gran éxito que todo el mundo espera, eso será la corroboración de que ha habido cierta convulsión política pero que no ha habido consecuencias mayores", ha sentenciado Nadal, que ha insistido en que "nadie piensa que no vaya a ser un éxito".

Récord de visitantes

La asociación que agrupa a los operadores de telefonía tiene un acuerdo con los socios del evento en Barcelona para que la sede del Mobile se quede en la capital catalana hasta el año 2023. El año pasado, el Mobile World Congress registró un nuevo récord de visitantes, con 108.000 profesionales, y se estima que su impacto económico se situó en torno a los 465 millones de euros.

Clúster tecnológico

Por otra parte, Nadal ha resaltado el potencial tecnológico de Barcelona y ha asegurado que en la capital catalana hay una "situación propicia" para que Barcelona sea "un clúster tecnológico de primer orden en Europa". "Se ha creado un ecosistema muy único en la Europa del sur al que hay que apoyar y quitarle trabas", ha dicho el ministro, que ha añadido que a la capital catalana le falta "muy poquito" para que este clúster cristalice. 

Nadal también se ha referido al turismo como un sector que "hay que cuidar muchísimo", sobre todo en Catalunya, donde ha constatado un bache importante en octubre y noviembre por la incertidumbre política, y ha avanzado que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anunciará próximamente acciones para potenciar la promoción turística. El objetivo es que Catalunya se mantenga como la locomotora de la actividad turística en España, para lo que considera que hay que recuperar la imagen de Barcelona. "Las cosas irán recuperándose. Esperamos que, con la normalidad institucional que surja del 21 de diciembre, a partir de ahí habrá que actuar con intensidad en la política de promoción", ha sostenido.