Ir a contenido

empresas

Edilkamin, las chimeneas inteligentes

Edilkamin, líder italiana en calor de leña y pellet, con filial en Bonmatí, crece por su I+D ecológico

Carme Escales

El equipo de Edilkamin en la sede de la empresa.

El equipo de Edilkamin en la sede de la empresa. / JOAN CASTRO / ICONNA

El control del fuego fue un punto de inflexión en la evolución de la Humanidad. Cocinar, calentarse y proporcionar luz mejoró la vida. Pero el uso y dominio del fuego se reinventa día tras día. Barbacoas, chimeneas, cocinas, estufas y calderas han seguido poniendo el fuego al servicio de las personas. Hoy, nuevos materiales de combustión combinados con la tecnología más innovadora confluyen en dos objetivos saludables para el planeta y las personas: ecología y bienestar.

Ambos conceptos son el pan de cada día para los 450 trabajadores de Edilkamin –en Bonmatí (Girona). Es una firma italiana con más de 50 años de historia y líder en el sector de la calefacción con biomasaleña y pellet. Este último material ha introducido en el mercado una verdadera revolución del fuego. Compuesto de desechos de madera, «no deja de ser leña procesada, prensada y deshumificada», según describe el responsable comercial en Catalunya de Edilkamin Ibérica, Ferriol Casademunt Riera.

El pellet tiene mucho que ver con el aumento de ventas de las estufas, chimeneas, calderas y cocinas de la firma que dirige en España Marco Sant’Unione. «El pellet y los fuegos cerrados –estufas y chimeneas que no dejan al descubierto el área de quema– han supuesto un cambio en la combustión», destaca el director de Edilkamin Ibérica. «Se evita el humo, se gana seguridad y permite controlar la temperatura».

Ventajas del pellet 

De las chimeneas tradicionales, abiertas, «escapaba el 80% del calor, pero en las modernas, el 80% de la combustión se aprovecha, solo se pierde el 20%», precisa Ferriol Casademunt. Si en lugar de leña se usa pellet, la ventaja es aún mayor, «el rendimiento calorífico es del 94%», apunta Marco Sant’Unione. El ahorro en calefacción en un hogar, con leña o pellet, ronda el 50%. Un kilo de pellet cuesta unos 0,33 euros y de leña, 0,13. La introducción del pellet en el 2000 llevó a Edilkamin a abrir 130 puntos de atención técnica en todo el territorio español.

Además de ser más ecológico, el pellet da más calor y sus instalaciones incorporan el depósito de pellet y sistemas de comando a distancia. «Se programa cuando queremos que la estufa o caldera se enciendan. Se activa vía wifi o sms desde cualquier lugar, antes de regresar a casa, para que al llegar sintamos la temperatura deseada. Según sea, el sistema dosifica la introducción de pellet. Y podemos controlar siempre la reserva que nos queda», indica Sant’Unione.

Países como Italia contribuyen al progreso sostenible retornando al consumidor un 60% del coste de sistemas de calefacción ecológicos. El pasado año Edilkamin Ibérica facturó 10 millones de euros, y el grupo, presente en 30 países, rondó los 90 millones.

Este año grupo y filial anotan un 15% de incremento. Sus estufas y calderas con calor canalizable a diferentes espacios conquistan por ecología y autonomía. Su estética y el romanticismo del fuego las vende sin mucho esfuerzo. Y su limpieza automática se investiga ya en su laboratorio de I+D, junto a la Verona de Romeo y Julieta

0 Comentarios
cargando