Ir a contenido

ARCAS AUTONÓMICAS

Las cinco claves de la propuesta balear en financiación

La comundiad isleña propugna desde una mayor cesión del IRPF a la condonación de deuda

Rosa María Sánchez

Las cinco claves de la propuesta balear en financiación

DAVID CASTRO

Mayor cesión del IRPF

El Govern balear plantea incrementar la participación autonómica en el impuesto sobre la renta (IRPF) del 50% actual al 75% en un primer paso y al 100% después, con mayor capacidad normativa y en tareas de gestión e inspección sobre determinado tipo de contribuyentes con menor capacidad económica. Se parte del hecho de que el IRPF tiene mayor vinculación personal y territorial al esfuerzo fiscal que el IVA o los impuestos especiales, dominados por la armonización comunitaria y la lógica de la unidad de mercado. 

En todo caso, también se propone mayor capacidad de gestión sobre los impuestos indirectos, impulsar la fiscalidad medioambiental y participar en los órganos de decisión y coordinación de la Agencia Estatal Tributaria.

Solidaridad con límites

Se define un mecanismo de solidaridad a partir de la renta de los ciudadanos de cada territorio declarada en el IRPF. Si una comunidad pesa el 3% en el PIB estatal (caso de Baleares) pero aporta un porcentaje mayor de la recaudación total del IRPF (por la mayor renta de sus ciudadanos), la diferencia se destinará al fondo de solidaridad, al que también contribuirán los territorios forales.

Este fondo se destinará a las comunidades que, en función de unas necesidades de gasto determinadas para cubrir la prestación de servicios esenciales de sus ciudadanos, no obtengan recursos suficientes de su recaudación.

Las necesidades no cubiertas deberían ser dotadas -según este modelo- con una aportación adicional del Estado que, a partir de las estimaciones baleares, sería “muy pequeña”.

Principio de ordinalidad

Mantener la ordinalidad significa que los mecanismos de solidaridad no pueden dar como resultado que una comunidad que recauda menos tenga más ingresos por habitante que otra que recauda más. Con datos del 2015, Madrid es la comunidad con mayor recaudación pero la 11ª en recursos por habitante del sistema de financiación autonómica (de un total de 15 comunidades de régimen común). Baleares pasa del segundo puesto al décimo y Catalunya, es la tercera en recaudación pero la novena en ingresos del sistema. En la práctica, el principio de ordinalidad implica que “quien más aporta debe recibir algo más”.

Ni 'infra' ni 'sobre' financiadas

En la actualidad hay una diferencia de casi 40 puntos porcentuales entre la comunidad que recibe menos ingresos por habitante respecto de la media (Canarias, con un 91,6 puntos respecto de una media de 100) y la que recibe más (130,3 puntos en Aragón). Para evitar esta dispersión Baleares propone que una vez determinados los ingresos de cada comunidad, ninguna de ellas pueda superar el 110% respecto de la media ni quedarse en el 95%, con lo que la diferencia máxima se reduciría a 15 puntos. 

Condonación de deuda

El quinto puntal de la propuesta balear pasa por una condonación de la deuda autonómica con el Estado (a través del Fondo de Liquidez Autonómica, FLA) equivalente a la "infrafinanciación" acumulada desde el 2002. Según los cálculos del Gobierno de Francina Armengol, esta iniciativa supondría la condonación de 5.000 millones de euros de deuda de Baleares con el Estado. La propuesta es extensible a todas las comunidades y así ha sido recientemente formulada por el candidato socialista a la Generalitat de Catalunya, Miquel Iceta. Según el director balear de Presupuestos, Joan Carrió, la reducción de la tasa de endeudamiento en relación al PIB permitiría a las comunidades volver a apelar a los mercados en caso de necesidad, recuperando así su autonomía financiera.

.