RETRIBUCIONES PÚBLICAS

Los funcionarios del Estado cobran hasta 21.000 euros menos que los autonómicos

Catalunya, País Vasco y Navarra son las que más agradan la brecha, según el CSIF

La central reclama 500 millones en los próximos Presupuestos del Estados para paliar las diferencias

Concentración de funcionarios ante el Ministerio de Hacienda, en 2012.

Concentración de funcionarios ante el Ministerio de Hacienda, en 2012. / JOSÉ LUIS ROCA

2
Se lee en minutos
Mercedes Jansa

En España hay aún algo más de 230.000 empleados públicos no trasferidos a las comunidades autónomas que forman parte de la Administración General del Estado (AGE), que se  ocupan de todo tipo de actividades, desde el nivel  más alto (titulados universitarios) al más bajo (solo con estudios básicos). Sus funciones puede ser las mismas que sus homólogos en la administración autonómica, pero el sueldo es mucho menor. La diferencia puede llegar a ser del 25%, entre 1.000 y 21.600 euros anuales menos para los trabajadores de la administración central por el mismo empleo, según un estudio realizado por el sindicato CSIF.

Desde el 2010, todos los trabajadores públicos han sufrido recortes y congelaciones de sueldos y de sus condiciones laborales, además de una reducción de las plantillas al no reponerse las bajas producidas. Pese a los recortes, la brecha salarial entre los empleados de las distintas administraciones se ha mantenido pues parte de unas diferencias, que en el CSIF se califica de "agravio comparativo" anteriores a la crisis. 

A ello hay que añadir la pérdida de poder adquisitivo del 20% que han sufrido las administraciones públicas en los últimos años. Desde el 2010, con la disminución de efectivos, la masa salarial se ha reducido en 1.657,7 millones de euros.

Algo más de 230.000 empleados públicos  no han sido trasferidos a las autonomías 

Fondos para equiparar salarios

Cara a los próximos Presupuestos Generales del Estado, el CSIF quiere acordar con el Gobierno y los grupos parlamentarios que se destinen  500 millones de euros para equiparar los salarios públicos entre las distintas administraciones. Los empleados de Instituciones Penitenciarias y los miembros de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado son los más perjudicados por la brecha salarial en comparación con sus homólogos autonómicos. 

El informe de la central, realizado a partir de los datos de las comunidades con un número significativo de funcionarios (Madrid, Catalunya, País Vasco, Navarra, Andalucía, Extremadura, Comunidad Valenciana, Asturias, Aragón y Galicia), muestra estas diferencias y su relación con la riqueza de cada territorio y su sistema de financiación.  Así, País Vasco y Navarra (con su específico modelo foral de cupo) son las dos comunidades que mejor pagan a sus empleados. 

En términos generales,  la menor diferencia retributiva (1.000 euros) corresponde al personal laboral en tareas de mantenimiento y servicios, mientras que la brecha más acusada (21.600 euros) surge al relacionar lo que cobra un funcionario A1 (titulado superior) de la AGE respecto al mismo puesto en el País Vasco.

El estudio compara los mismos conceptos retributivos ya que no todas las autonomías, sean más ricas o más pobres,  de régimen general o no, pagan lo mismo ni se pueden establecer grupos homogéneos. Por ejemplo, Madrid, Andalucía y Extremadura tienen un alto grado de personal laboral (sin carrera funcionarial u oposición). 

Los complementos específicos influyen en las diferencias salariales dentro del mismo nivel 

Además en todas las administraciones hay un alto número de complementos específicos (en la AGE suman 110) por lo que dentro del mismo nivel se da un gran abanico de retribuciones.

El caso de Catalunya

En el caso de Catalunya, la diferencia a favor de los empleados de la administración autonómica con titulación superior es 20.841 euros.

Noticias relacionadas

Esta cantidad aun es mayor (21.784 euros) en el caso de los funcionarios del grupo  A1 (que se corresponde con los máximo niveles del 28 al 30) de Instituciones Penitenciarias de Catalunya frente a los de la AGE. Catalunya es la única autonomía que tiene trasferida la competencia.

El CSIF concluye que la Administración Central paga a sus empleados públicos hasta 57 euros diarios menos de lo que paga País Vasco o Catalunya a sus funcionarios.