Ir a contenido

CONSUMO

El comercio confía en el Black Friday como punto de inflexión

La jornada de ofertas se celebra este viernes tras un octubre en el que las ventas cayeron

Los descuentos que ofrecen las tiendas se sitúan de media en entre el 20% y el 40%

Josep M. Berengueras

Comercios con carteles de Black Friday en Barcelona.

Comercios con carteles de Black Friday en Barcelona. / ALBERT BERTRAN

El Black Friday, la fecha señalada en el calendario por consumidores y comercios, ya ha llegado. Una cita que hace siete años ni existía en España se ha convertido en el día de más ventas del año para muchas tiendas. Esta vez, la jornada de descuentos llega en un momento especial: tras un octubre gris en que los comercios se vieron afectados por el buen tiempo (malo para la venta de ropa de invierno) y por el clima político, que acabaron repercutiendo en las ventas. Este viernes, el sector en pleno lanzará miles de descuentos para liquidar estoc, marcar el inicio de la Navidad y para que la jornada se convierta en el punto de inflexión para recuperar la senda alcista del consumo. [Consulta nuestra selección de las mejores ofertas de Amazon en el Black Friday.]

Ropa, muebles, electrónica, viajes, coches, pisos, seguros... Empresas de todos los sectores ofrecen este viernes descuentos, en una tradición que llegó de Estados Unidos impulsada por el comercio on line pero que se ha extendido también a las tiendas físicas. Pese a que en principio parecía tener un futuro limitado –en España no se celebra el Día de Acción de Gracias–, sin embargo, ha acabado derivando en una jornada de consumo masivo: España ya es el segundo país europeo con más ventas en esta jornada solamente por detrás del Reino Unido, afirma el profesor de Márketing de Esade Gerard Costa.

Más de todo

«Un buen resumen es que el Black Friday crece en todo. Crece en productos en oferta, en días de descuentos, en ventas on line, en ventas en tiendas físicas, en número de personas que busca información en Google, en número de compradores, en categorías de productos...», señala Costa, que considera que esta jornada se ha asentado porque se ha dado «la tormenta perfecta»: «Hace seis años tenía menos sentido. Ahora más gente usa internet, el consumo está subiendo, se anticipan más las compras de Navidad...».

Este año, sin embargo, el Black Friday llega marcado por un octubre con caída de ventas en las tiendas. «Los detallistas están nerviosos y con mucho estoc. Octubre fue malo por la incertidumbre política y por el clima: demasiado calor y pocas lluvias para vender los productos estrella», relata el profesor de márketing de IESE Julián Villanueva. «Otra de las características de este año es que cada vez más las ventas de Navidad se adelantan a noviembre. Así que entre una cosa y otra, el comercio va a tener que decidir si tirar la casa por la ventana o arriesgarse a esperar. Yo creo que este año va a haber más ofertas que el año pasado, y que también se va a vender más», agrega.

Las grandes superficies y cadenas fueron las que comenzaron sumándose a la iniciativa. Pero hoy todo tipo de tiendas participan. «Tenemos muchas esperanzas que con esta cita se consiga elevar el ánimo del consumidor. Las asociaciones comerciales y los ayuntamientos con las encendidas de luces de Navidad se han lanzado este año a apoyar el Black Friday, que ha pasado de ser una jornada de compras on line a ser también a pie de calle», explica el presidente de la Confederación Española de Comercio (CEC), Manuel García-Izquierdo. «Calculamos que en torno al 30% de las pymes de comercio aprovecharán esta fecha para ofrecer descuentos que les permitan ampliar sus ventas», añade.

La burbuja

La patronal de comercio catalana Retailcat también tiene puestas muchas esperanzas en el Black Friday de este año. «Hemos detectado que más comercios que nunca participarán con descuentos en la jornada. En la asociación Comertia, por ejemplo, ocho de cada 10 asociados afirman que tendrán descuentos», destaca el presidente de Retailcat, Joan Carles Calbet. «Octubre fue una especie de burbuja. Convergieron diversos factores, como un sábado menos, el puente, un clima enrarecido... En los primeros 15 días de noviembre detectamos que las ventas ya vuelven a subir, y creemos que el Black Friday servirá para confirmar que hemos recuperado la inercia del incremento de las ventas», agrega Calbet.

Motivos para que el consumidor compre no faltarán. Las grandes cadenas y los pequeños comercios han lanzado todo tipo de ofertas que, de media, se sitúan en un descuento de entre el 20% y el 40%, con gangas puntuales con mayor rebaja en algunos artículos. «La palabra que se impone es la omnicanalidad. Los usuarios están cada vez más atentos, están comparando precios en diversas tiendas, usan su móvil para encontrar la mejor oferta... Y eso pasa sobre todo en el Black Friday que tenemos actualmente, que ya no es solo un día con ofertas sino que en muchos casos se extiende a casi toda la semana», afirma el profesor Costa.

Con un comercio volcado en ofertas y un consumidor que no ha gastado como el año pasado en octubre parece el escenario perfecto para que sea un día histórico en ventas. Según Costa, que cita datos de Esade, el crecimiento de las ventas este año será de alrededor del 10%. En Catalunya, eso sí, puede crecer algo menos porque «aún hay gente preocupada» y por las elecciones. 

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.