Ir a contenido

OPERACIÓN CORPORATIVA

Colonial lanza una OPA por Axiare para afianzarse como segunda gran inmobiliaria

La compañía ofrece 18,5 euros por acción, con lo que podría pagar unos 1.200 millones

Los objetivos son ganar tamaño y crecer en oficinas en el mercado madrileño

P. Allendesalazar

El consejero delegado de Colonial, Pere Viñolas (i), y el presidente, Juan José Brugera (d).

El consejero delegado de Colonial, Pere Viñolas (i), y el presidente, Juan José Brugera (d). / Joan Puig (Archivo)

La crisis del sector inmobiliario es cada vez más cosa del pasado, por lo menos en una parte relevante del mismo. Colonial ha lanzado este lunes una oferta pública de adquisición (OPA) para hacerse con Axiare y confirmarse como la segunda compañía del mercado, con lo que se da un nuevo paso en la consolidación del sector después de que la firma líder, Merlin, absorbiese el año pasado Metrovacesa.

El perfil de los nuevos gigantes inmobiliarios, con todo, es distinto al de antes de la crisis. Se trata de socimis (sociedades cotizadas de inversión en el mercado inmobiliario) que aprovechan las ventajas fiscales de esta figura jurídica para comprar y desarrollar activos básicamente terciarios (oficinas, hoteles, centros comerciales y logísticos), que luego destinan al alquiler. El residencial no está en su foco.

Colonial, la segunda socimi española, busca con la compra de Axiare, la quinta, ganar tamaño, consolidarse como la segunda inmobiliaria europea en oficinas tras la francesa Gecina y junto a Merlin, y aumentar el peso de Madrid (donde su participada tiene el 77% de su cartera) en su balance. La compañía, que hace unos días cambio su sede de Barcelona a la capital española por la crisis catalana, tendrá -si sale adelante su oferta- el 58% de sus activos en París, el 27% en Madrid (gana nueve puntos porcentuales a costa de la ciudad francesa) y el 10% en la capital catalana.

Compra en tres fases

La compañía presidida por Juan José Brugera y dirigida por Pere Viñolas ya entró en el capital de su competidora el año pasado con la compra del 15,3% de su capital, en una operación que Axiare tildó de hostil y trató de obstaculizar. Este lunes, ha comprado por cerca de 200 millones otro 13,3% (incluido el 9% del segundo accionista de su participada, el fondo Pelham Capital), con lo que tiene más cerca alcanzar el 50% al que está condicionada su OPA.

La oferta, así, va dirigida al 71,4% de las acciones que aún no posee. El precio fijado es de 18,5 euros por acción en metálico (hace un año pagó 12,5, pero sin prima de control), lo que supone una bonificación del 13% respecto al cierre de los títulos en bolsa el pasado viernes. Las acciones se han disparado este martes el 12,4%, precisamente hasta los 18,49 euros. La facturación anual subirá a 350 millones (65 millones más de los ingresos actuales de Colonial) y la compañía estima que podría alcanzar los 470 millones gracias a los distintos proyectos que en marcha.

El precio fijado supone valorar Axiare en 1.426 millones, mientras que la oferta (incluido el paquete comprado este martes) supera los 1.200 millones. Colonial ha logrado un crédito puente de JP Morgan para pagar la operación en un primer momento, y posteriormente tiene previsto financiarla con su propia caja (193 millones), una ampliación de capital (450 millones, de los que sus accionistas actuales ya se han comprometido a aportar 250 millones), la emisión de bonos (800 millones) y la venta de activos no estratégicos (300 millones).

Más de 10.000 millones

La compra, que prevé cerrar en el segundo trimestre del 2018, permitirá a Colonial incorporar activos por valor de 1.710 millones de euros, con lo que los del nuevo grupo serán de 10.300 millones, previos a las desinversiones. Además, contará con 1,7 millones de metros cuadrados en explotación y otros 330.000 en desarrollo. El peso de España subirá al 42%, desde el 31% previo a la compra.

La compañía de origen catalán también ha anunciado que ganó 454 millones entre enero y septiembre, un 82% más que un año antes. Los ingresos por rentas ascendieron a 212 millones, un 3% más, mientras que el beneficio bruto de explotación (ebitda) se incrementó un 2%, hasta los 169 millones de euros.

Un sector transformado y en crecimiento

El mercado inmobiliario ha vivido una completa revolución en la última década. Muchas de las grandes compañías del ‘boom’ como Metrovacesa o Martinsa-Fadesa han desaparecido. Pero a cambio, desde el 2014 se ha disparado una nueva figura, las Sociedades Cotizadas de Inversión en el Mercado Inmobiliario (Socimis), dedicadas al alquiler de activos no residenciales para tener unos ingresos más estables. La compañía más grandes del sector por activos es Merlin, seguida de Colonial (la única de las grandes clásicas que se ha transformado), Testa, Hispania, Axiare, y Lar España. También hay otras más pequeñas, participadas por grandes patrimonios que buscan aprovecharse de sus ventajas fiscales. Los expertos estiman que su proliferación en los últimos años y la creciente pujanza del mercado inmobiliario les llevará paulatinamente a un proceso de consolidación. El negocio residencial, tanto en la promoción para la venta como en el alquiler a particulares, está teniendo un desarrollo distinto.  

0 Comentarios
cargando