17 feb 2020

Ir a contenido

evolución del mercado

La actividad inmobiliaria se reduce en octubre pero los precios se mantienen

Las tasaciones en Catalunya descendieron un 11% el mes pasado mientras que aumentaron en España

Solo 12 de las 100 promociones que se venden en BCN ofrecen precios inferiores a los 300.000 euros

Max Jiménez Botías

Una pareja se informa sobre una promociónde viviendas en el Barcelona Meeting Point.

Una pareja se informa sobre una promociónde viviendas en el Barcelona Meeting Point. / JOAN CORTADELLAS

Mientras que en el resto de España ha continuado en octubre la tendencia al alza que se observaba en los nueve primeros meses del año en la actividad del sector inmobiliario, en Catalunya ha habido un freno de las peticiones de tasaciones, hasta el punto de situarse un 10% por debajo del nivel registrado en octubre del 2016. Las tasaciones las suele pedir los bancos o sus clientes para llevar a cabo las operaciones de compraventa de inmuebles y conceder la hipoteca. Son un indicador de las operaciones de compraventa que van a producirse en el mercado. Durante los primeros nueve meses del año, las demandas de tasaciones en España han aumentado a un ritmo del 15%, mientras que en Catalunya aumentaron a un ritmo del 13% en los primeros tres trimestres del año.

Según pone de manifiesto la tasadora Tinsa, en octubre se mantuvo la tendencia en España, pero Catalunya rompió su ritmo de crecimiento. "Es un síntoma de menor actividad, aunque aún no tenemos datos de que eso se haya trasladado a los precios", han explicado fuentes de la tasadora. También está por ver si esa tendencia es puntual --relacionada con los últimos acontecimientos políticos-- o coyuntural. Lo que parece más cierto es que los precios de la vivienda no se han resentido por la situación y se mantienen en niveles máximos desde la recuperación de la crisis en las zonas de mayor demanda, como Barcelona y Madrid.

Obra nueva en Barcelona

Eso, al menos, es lo que se deriva del análisis de la oferta de obra nueva que está en el mercado en estos momentos. Sin ir más lejos, de las 100 promociones que comercializan sus viviendas --la mayor parte sobre plano, con lo que en muchos casos ni se han comenzado-- en la capital catalana, tan solo 12 tienen ofertas mínimas por debajo de los 300.000 euros, según los datos que maneja la firma inmobiliaria Coldwell Banker, que lleva a cabo diversas promociones en Catalunya. En las ofertas más baratas, solo una o dos viviendas, comercializan al precio más bajo, y el restos son sensiblemente más caras. La firma i-now Inmobiliaria, por ejemplo, comercializa una promoción de 14 viviendas en el Carmel. La más barata se vende a 198.000 euros. Se trata de un piso de 67 metros cuadrados y dos habitaciones. El resto de pisos tienen precios que van desde los 205.000 euros hasta los 364.000 euros, que se corresponden con el ático de 92 metros cuadrados y tres habitaciones.

Desde luego, El Carmel no esta considerada un zona 'prime' de Barcelona. Los precios que se piden y se pagan están lejos de los exigidos en distritos como Sants, l'Eixample, Sarria, Les Corts, Sant Gervasi o Pedralbes, y solo son comparables con los de los barrios más alejados del centro: Sant Andreu, La  Marina o Sant Martí. Encontrar una vivienda con un valor inferior a los 400.000 euros es prácticamente imposible en los distritos destacados de la ciudad, incluyendo l'Eixample. “Nuestra media de precios está entre los 400.000 y los 600.000 euros. Ese rango permite la entrada de los compradores nacionales y también de los extranjeros, que son quienes han mantenido el mercado en el últimos años", explica Josep Poc, director general de la inmobiliaria Coldwell Banker.

Ventas millonarias

"En octubre hemos realizado ventas por valor de 11 millones de euros", afirma Poch. En esas ventas se incluye una operación de seis millones, otra de 1,8 millones, dos de 600.000 y otras de menor valor", describe Poch. Esa actividad, de alguna manera, elude el hecho de que la tensión política derivada del 'procés' se  haya traducido en un parón de las operaciones, como apuntan las tasaciones. No obstante, la inmobiliaria precisa que se trata de transacciones que se había gestionado antes de septiembre y que han culminado durante el último mes. Habrá qué ver, los cálculos que se realizan en los próximos meses. 

Aunque las operaciones de compra realizadas por los clientes nacionales se han equilibrado ya con la de los extranjeros, lo cierto es que son estos segundos los que mantienen el suflé de precios en Barcelona. "Están dispuestos a pagar precios más altos", afirma Ricard Guinart, gerente de la inmobiliaria Casa, firma que acaba de poner en marcha una promoción de lujo en el barrio de Pedralbes, donde se pide más de un millón de euros --como precio mínimo-- por un piso. "Hay promociones en Barcelona que no son de lujo, pero se comercializan entre extranjeros como si lo fuera", precisa.