Ir a contenido

pulso secesionista

Bruselas avisa de "riesgos" para el crecimiento por la crisis catalana

La Comisión Europea no cifra de momento el impacto pero mejora la previsión de crecimiento para el 2018 en el 2,5% del PIB

"No voy a especular sobre este u otro escenario político y por eso consideramos el impacto limitado", dice el comisario Moscovici

Silvia Martinez / Bruselas

El comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici

El comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici / EFE / OLIVER HOSTLET

La reacción de los mercados a la crisis política de Catalunya sigue siendo “contenida” y la Comisión Europea considera que es pronto para cuantificar el posible impacto pero en sus nuevas previsiones económicas de otoño sí alerta de que “los riesgos existen” y de que en función de los desarrollos futuros podría haber “un impacto sobre el crecimiento español”. Pero de momento en Bruselas prefieren no mojarse y no anticipar cifras de ese posible impacto.

“Nuestro escenario central no incorpora el impacto económico potencial de los acontecimientos en Catalunya. Hasta ahora las reacciones de los mercados han sido muy limitadas. Existe el riesgo de que la evolución futura pueda tener un impacto, más bien limitado, sobre el crecimiento. Pero de momento no podemos anticiparlo y no voy a especular sobre este u otro escenario político. Por eso consideramos que en este momento el impacto macroeconómico es limitado e incluso insignificante. No hablo de impacto político o local, hablo de zona euro, Europa y España”, ha explicado el comisario de asuntos económicos, Pierre Moscovici.

Máxima prudencia por tanto del Ejecutivo comunitario que, al contrario que el Banco de España, la AIReF (Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal) o el Gobierno español, ha optado por esperar a dar cifras debido principalmente a dos razones. Para empezar porque en la fecha de corte de las nuevas previsiones, el pasado 23 de octubre, el parlamento catalán no había declarado unilateralmente la independencia y los indicadores no recogían ningún impacto negativo y, en segundo, porque los rangos del impacto previsto por las distintas instituciones es demasiado amplio.

“La información disponible hasta ahora no nos permite seleccionar el escenario más posible y por eso creemos que lo más razonable hasta disponer de datos que nos informen sobre el impacto real de la economía de la incertidumbre actual es no trasladarlo. Si no habría que posicionarse. Habría que elegir si la incertidumbre va a perdurar”, justifican fuentes del Ejecutivo comunitario.

Distintos escenarios

El Banco de España es el organismo público que hasta ahora se ha mostrado más pesimista con un impacto del 2,5% del PIB en su peor escenario entre finales de 2017 y 2019. La AIReF, mientras tanto, ha situado el impacto potencial entre un 0,2% del PIB y un 1,2% si la incertidumbre se prolonga mientras que el servicio de estudios de BBVA auguraba a principios de semana una potencial reducción del PIB del 1,1% en el crecimiento económico de 2018.

El escenario central que maneja la Comisión Europea augura de momento una previsión de crecimiento del 2,5% para 2018. Se trata de tres décimas menos de lo que anunció hace seis meses, pero dos décimas por encima del dato avanzado por el Gobierno español, del 2,3%, que si ha estimado en unas cinco décimas o 5.000 millones de euros el impacto por la incertidumbre en Catalunya, tal y como apuntó el ministro de economía, Luis de Guindos, tras el Ecofin celebrado esta semana en Bruselas.

El nuevo cuadro confirma además que el crecimiento en 2017 será del 3,1% pero rebaja la previsión para 2018 al 2,4%, frente al 2,5% que auguraba hace seis meses debido principalmente a la desaceleración del consumo privado. “La actividad económica se aceleró en la primera mitad de este año, apuntalada por el consumo privado y las exportaciones” y “se prevé que el crecimiento seguirá siendo sólido” pero “irá cayendo impulsado por la desaceleración del consumo privado”, argumenta la Comisión.

Incumplimiento en el déficit público

En cuanto a la previsión de déficit público, el nuevo cuadro sitúa el agujero en las cuentas públicas de este año en el 3,1% la cifra comprometida con la UE. En 2018, sin embargo, el déficit público se situará en el 2,4%, dos décimas por encima del objetivo comprometido, y en el 1,7% en 2019. Una evolución que no está exenta de riesgos y que “se relacionan principalmente con los pasivos contingentes”. Es decir, debido al posible impacto de cualquier liquidación que implique a las autopistas de peaje en dificultades y por la incertidumbre sobre el presupuesto de 2018 que el Gobierno de Mariano Rajoy no ha conseguido aprobar por la negativa del PNV a cuenta de la crisis catalana. El comisario Moscovici ha sugerido, sin embargo, que España podría cerrar este año por debajo del 3% lo que podría permitir el año que viene cumplir con el objetivo y salir así del procedimiento de déficit excesivo.

La Comisión también augura en su nuevo cuadro que la deuda pública seguirá cayendo, del 98,4% previsto para este año al 96,9% en 2018 y 95,5% en 2019. Y lo mismo ocurrirá con la tasa de desempleo gracias a la aceleración en la creación de empleo. Del 17,4% que Bruselas estima para este año se reducirá al 15,6% en 2018 y al 14,3% en 2019 lo que significa 12 puntos menos que el pico registrado en 2013. La inflación mientras tanto se moderará de nuevo y caerá al 1,4% el próximo año para repuntar al 1,5% en 2019.