17 feb 2020

Ir a contenido

DEBATE INTERNO

Foment propone a Cecot que abandone la gran patronal

El comité ejecutivo y la junta general consideran que la organización vallesana se ha saltado extralimitado en sus atribuciones

El apoyo a la 'aturada de país" y la carta a Guindos contra la norma que facilita el cambio de sede de empresas justifican la demanda

Olga Grau / Salvador Sabrià

Puigdemont, ayer, en la Nit de l’Empresari que organiza la Cecot.

Puigdemont, ayer, en la Nit de l’Empresari que organiza la Cecot. / ELISENDA PONS

Foment del Treball ha acabado la paciencia con su socio más díscolo, la patronal vallesana Cecot,  y esta tarde la junta directiva de la entidad ha decidido "invitar a marcharse" de la organización catalana a la entidad que preside Antoni Abad. La medida, expuesta en la reunión de la junta directiva por el presidente de Foment, Joaquim Gay de Montellà, tras haberla discutido previamente con el comité ejecutivo, se basa en dos incumplimientos por parte de Cecot en su obligación de limitar su actuación a los ámbitos que le corresponden y no superarlos como, según Gay, ha hecho durante el pasado octubre. Los dirigentes de Cecot podrán alegar lo que consideren oportuno ante la comisión que se creó hace meses precisamente para asegurar que no se sobrepasaban los límites de sus actuación, y tras este trámite la junta directiva de Foment volverá a reunirse para decidir definitivamente la expulsión de su socio.

La primera "línea roja", en palabras del presidente de Foment, que se saltó Cecot fue el apoyo a la "aturada de país" del pasado 3 de octubre, convocada por la Taula per la Democràcia de la que forman parte también la patronal Pimec, los sindicatos UGT y CCOO y las entidades ANC y Òmnium, entre otras. Foment del Treball se opuso a esta convocatoria, consideró que a  la práctica era un apoyo a una huelga general y por ello se produjo una clara discrepancia entre la actitud de la entidad vallesana y la catalana.

El segundo límite que se superó y que justifica la invitación formal a Cecot para que abandone Foment es, según ha expuesto Gay de Montellà ante la junta, la carta que envió la patronal vallesana al ministro de Economía, Luis de Guindos, en la que esta protestaba por el cambio legislativo que facilita el cambio de sede social de una empresa, en pleno desafío independentista. La norma deja esta decisión en manos del consejo de administración, y no de la junta de accionistas. Según Cecot, este cambio ha perjudicado a casi un millón de pymes que se verán forzadas a modificar sus estatutos si quieren preservar el poder de los accionistas. Para Foment, este tipo de pronunciamientos corresponden a la entidad madre y no a uno de sus asociados, que no puede adoptar una medida de este tipo de forma unilateral.

La junta directiva de Foment ha considerado, según fuentes de este organismo, que Cecot se ha saltado el acuerdo de paz que ambas firmaron el pasado febrero para evitar la expulsión de la organización díscola del Vallès. El pacto, que fue aprobado por la junta directiva de Foment y permitió enfriar la tensión entre las dos patronales, incorporaba el reconocimiento de Cecot a no saltarse las directrices de Foment, a la vez que esta reconocía a cecot la posibilidad de tener una voz propia.

Cecot, conciliadora

Cecot aseguró el mismo lunes que mantendrá su voluntad de "continuar colaborando en la defensa activa de los intereses empresariales, desde Foment y Fepime, manteniendo como siempre una actitud proactiva" en la generación de propuestas y medidas en beneficio del tejido empresarial catalán. "Valoramos positivamente que el Comité Ejecutivo de Fomento continúe apostando por la unidad de las asociaciones miembros, sobre todo, en un contexto como el actual", ha sostenido Cecot. La patronal con sede en Terrassa también ha valorado que Fomento del Trabajo "haya decidido abrir y facilitar el diálogo entre las organizaciones ante la pluralidad de interpretaciones de algún hecho que haya podido generar dudas al departamento de presidencia".

La semana pasada, Cecot rechazó el encarcelamiento de Oriol Junqueras y de siete exconsellers, a la vez que criticó la judicialización de un conflicto que considera político. Foment no se ha pronunciado en este sentido. En la junta de esta tarde, un empresario ha tomado la palabra para pedir un pronunciamiento en contra del encarcelamiento de los miembros del Govern, pero se ha rechazado su propuesta.