Ir a contenido

política monetaria en eeuu

Trump ultima el relevo de Yellen al frente de la Fed

La prensa estadounidense asegura que escogerá a Jerome Powell, una opción que marcaría una apuesta por la continuidad

Ricardo Mir de Francia

La presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, en una comparecencia el pasado junio en Washington.

La presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, en una comparecencia el pasado junio en Washington. / REUTERS / KEVIN LAMARQUE

Janet Yellen parece tener los días contados al frente de la Reserva Federal. Sus cuatro años de mandato acaban en febrero y, aunque desde el final de la Segunda Guerra mundial todos sus predecesores han renovado el cargo al menos una vez, todo indica a que Donald Trump pretende prescindir de sus servicios. Según la prensa norteamericana, el presidente ya habría escogido a su reemplazo. El favorito es Jerome Powell, un jurista de formación, que ha basculado entre Wall Street y el sector público a lo largo de su carrera, y que forma parte de la Junta de Gobernadores de la Fed desde el 2012. De confirmarse su nombramiento, representaría una apuesta por la continuidad porque Powell ha apoyado sin fisuras a Yellen en los últimos años, tanto sus medidas de estímulo como la más reciente subida gradual de los tipos de interés para normalizar la política monetaria.

El entuerto podría resolverse este mismo jueves, cuando se espera que Trump anuncie su decisión. Como suele ser ya habitual cuando se trata de designar a un cargo importante, el antiguo presentador de 'realities' televisivos lleva meses jugando al suspense y cultivando una suerte de clímax. En julio anunció que estaba barajando varios nombres para reemplazar a Yellen, y la Casa Blanca hizo públicos después los nombres de cinco candidatos, antes de que Trump volviera a reducir las quinielas a solo dos: Powell y el economista de Stanford, John Taylor, la apuesta de los sectores más conservadores. "Tengo a alguien específico en mente", dijo el presidente la semana pasada en un vídeo colgado en las redes sociales. "Es una persona que espero que haga un trabajo fantástico".

Circo romano

Esa misma semana Trump convirtió en una especie de espectáculo del circo romano. El martes, durante una reunión con senadores, les pidió que votaran a mano alzada entre Powell y Taylor. Y un día después le preguntó su opinión en directo al comentarista de Fox Business, Lou Dobbs. Dobbs apostó por renovar Yellen, la economista judía y demócrata de Yale a la que Trump criticó abiertamente durante la campaña por mantener los tipos demasiado bajos, pero con la que luego se congració al ver que el crecimiento repuntaba y las bolsas prolongaban una de las épocas más boyantes de su historia. Con ella también se ha recuperado el pleno empleo, uno de los dos componentes del mandato dual del banco central estadounidense, junto a la estabilidad de los precios.

"Ha hecho un trabajo impresionante. Me gusta mucho. Quiero decir, es una de las personas en las que estoy pensando", dijo Trump en el programa de la Fox.  No obstante, sugirió que se dispone a cambiar de rumbo. "A cualquiera le gusta dejar su huella". Taylor y Powell son dos apuestas muy diferentes. Al primero, que ha sido uno de los críticos más notorios de la Fed en los últimos años, se le considera un ‘halcón’, partidario de supeditar la política monetaria a una serie de reglas más o menos fijas. Taylor es partidario de acelerar el repliegue de los estímulos y normalizar los tipos, a pesar de que la inflación está todavía por debajo del 2% deseado.

Powell, en cambio, se ha distinguido en los últimos años por ser un jugador de equipo. Desde que se le nominó para ocupar una de las siete plazas de la Junta de Gobernadores de la Fed, siempre ha votado a favor de las decisiones mayoritarias. Como Yellen es partidario de subir los tipos lentamente, evitando asfixiar al crecimiento con unas condiciones que desde un punto de vista histórico siguen siendo muy acomodaticias.

Desregulación bancaria

La gran diferencia entre ambos es que Powell es más proclive a la desregulación bancaria, uno de los grandes objetivos de la Administración Trump, y apoya algunas iniciativas para descafeinar la reforma financiera de Barack Obama. "Si Trump nomina a Powell para sustituir a Yellen implicaría continuidad en la política de tipos de interés de la Fed y la gestión de su balance, al menos durante un tiempo", le ha dicho a la MSNBC el economista jefe de Nomura, Lewis Alexander. “A largo plazo hay más incertidumbre. Powell ha apoyado de forma consistente las políticas de Bernanke y luego de Yellen”.

La Reserva Federal comenzó a subir los tipos de interés en diciembre del 2015 tras casi una década con el precio del dinero en mínimos históricos. Más recientemente, puso en marcha políticas para reducir los 4.500 millones en bonos y títulos hipotecarios que acumuló en su balance para estimular la inversión y el consumo.