30 mar 2020

Ir a contenido

financiación

La caída del euríbor provoca que algunas hipotecas se pongan en interés negativo

El indicador de referencia cierra el mes de octubre en el -0,180%, su valor más bajo

Los bancos aplicará interés cero para los créditos que se sitúan por debajo del diferencial

Max Jiménez Botías

Anuncios de hipotecas en una entidad bancaria en Barcelona.

Anuncios de hipotecas en una entidad bancaria en Barcelona. / DANNY CAMINAL

El euríbor --principal referencia para la concesión de créditos hipotecarios-- acaba el mes de octubre en el valor negativo más bajo de los últimos dos años. En febrero del 2016 el índice interbancario a un año registró una tasa negativa del 0,008%. Desde entonces se han mantenido a la baja hasta alcanzar los 1,180% con que ha acabado este mes --el Banco de España aún debe establecer la media mensual oficial-- y que puede representar --también por primera vez-- que algunos créditos hipotecarios concedidos por algunas entidades financieras dejen de pagar intereses por primera vez. 

"Hace 10 años hicimos una oferta limitada para nuestros clientes al euríbor más un diferencial del 0,18%. Si finalmente el indicador refleja el 0,18%, esos créditos será los primeros que dejen de pagar intereses", ha comentado a EL PERIÓDICO DE CATALUNYA fuentes de Bankinter. El banco presidido por María Dolores Dancausa no es el único con diferenciales tan bajos. Deutsche Bank comercializó una hipotecas con euríbor y diferencial del 0,17%, ActivoBank (Banc Sabadell) lo hizo con un diferencial del 0,22% y otras entidades comercializaron en algún momento hipotecas en torno al 0,25%.

Se trata de casos bastante puntuales. El portal financiero Credimarket destaca que los diferenciales por debajo del 0,25% de los últimos ocho años solo se encuentran en los casos mencionados. "Sí que podría darse la circunstancia de que se aplicara un diferencial inferior a este porcentaje a ciertos colectivos que pueden gozar de algún privilegio a la hora de contratar productos bancarios (trabajadores de banca o algunos funcionarios, por ejemplo), pero no son el grueso de la población", puntualizan fuentes del portal.  

¿Qué harán los bancos?

La cuestión es ¿qué van a hacer los bancos ante esta situación? "Es difícil de decir ya que se trata de una situación completamente nueva. Nunca con anterioridad se había dado que la suma del euríbor más el diferencial diera un valor negativo. No hay precedentes ni normativa al respecto. Con todo, esto no quiere decir que el banco vaya a pagar al titular de una de las hipotecas con diferencial menor", destacan las mismas fuentes comerciales.

Todo hace pensar que, en estos casos, lo que ocurrirá es que se aplicará un interés cero. Esto es, en el importe de las cuotas mensuales una parte corresponde a la amortización del préstamo y la otra a intereses. En estos casos, presumiblemente se abonará solo amortización del préstamo. De hecho, las entidades afectadas se manifiestan en este sentido: "Nosotros asumimos la posición de la AEB (La Asociación Española de Banca) que respalda que en el caso de que el tipo de referencia sea inferior al de la hipoteca, el cliente dejará de pagar intereses. "No se le devolverá dinero", apuntan en Bankinter. "Un crédito no es un depósito y eso queda claro en el Código Civil", agrengan esas fuentes.

Restar el diferencial

CaixaBank no es una entidad con hipotecas afectadas por esta situación de tipos negativos. Por lo que mantiene que "aplica la situación más favorable para el cliente", que es restar del diferencial el dato negativo del euríbor, aunque con un tope absoluto: "El resultado final no puede ser menor que cero, porque contravendría la naturaleza misma del contrato de crédito".

Además, en la nueva producción, desde hace unos años, la entidad está potenciando las hipotecas de tipo fijo por lo que las variaciones del euríbor no afectan, "y da seguridad al cliente en su planificación financiera", agregan.

Algunas entidades se han avanzando a las consecuencias tipo de referencia negativo. Fuentes del Banc Sabadell destacan que en sus nuevos créditos hipotecarios incluyen un 'cláusula cero' en la que se específica que en ningún caso se le devolverá dinero al cliente en el caso de que el tipo de interés del crédito resulte negativo. Otras entidades se limitan a gestionar la situación de la forma más favorable, Abanca destaca que "la hipoteca es una palanca de captación pero no nos centramos solo en el producto sino en la vinculación que puede llegar a tener el cliente con el banco, lo que permite crecer otras líneas de negocio que son un buen complemento para el negocio hipotecario".