Ir a contenido

recursos territoriales

Empatía y financiación autonómica

Los expertos promueven una sistema más simple y con un reparto de fondos más justo

Agustí Sala

Ángel de la Fuente (segundo por la izquierda), en el Cercle d’Economía.

Ángel de la Fuente (segundo por la izquierda), en el Cercle d’Economía. / JORDI COTRINA

Convivencia y entender a los demás. Esas son dos de las claves para afrontar una reforma del sistema de financiación autonómica, según Ángel de la Fuente, director de la Fundación de Estudios de Economía aplicada (Fedea) y miembro de la comisión de de expertos creada por el Ministerio de Hacienda para un nuevo modelo de financiación, durante una sesión organizada por el Cercle d'Economia y la Fundación Internacional Olof Palme (FIOP), en la que han participado otros representantes de ese consejo de sabios.

Santiago Lago, de la Universidad de Vigo y también otro de los miembros de la comisión, ha destacado la "falta de empatía absoluta. Nadie está contento, nadie habla con una visión global. No entendemos las razones de los demás. Faltan enfoques globales y federales".

Mayor responsabilidad 

Se trata de un modelo que carece de claridad y simplicidad, ha agregado De la Fuente, para quien otro de los elementos esenciales de la modificación del sistema debe pasar por "dar mayor autonomía a las comunidades, pero a cambio de mayor responsabilidad. Los recursos tienen que tener un coste político. Lo que hay que darles es más instrumentos". 

En la misma sesión, Maria Antònia Monés ha insistido en la necesidad de simplificar el sistema y reducir el número de fondos que contiene que, una vez aplicados, producen "resultados sin ton ni son", sin tener en cuenta ningún tipo de criterio.

Francisco Pérez, de la Universidad de Valencia, ha destacado los problemas de suficiencia. En este sentido ha destacado que, pese a los ajustes llevados a cabo por las autonomías desde que entró en vigor el actual modelo en el 2009, que han sido muy superiores a los que ha tenido que llevar a cabo la Administación central, a las autonomías "les han faltado de 20.000 a 25.000 millones para cubrir sus gastos y eso es lo que explica el aumento del endeudamiento experimentado durante el periodo". 

La pregunta, según los expertos, "es qué estado de bienestar queremos, qué reparto de recursos y qué nivelación en las políticas descentralizadas". Todo ello, en todo caso, requiere "respuestas políticas".

De la Fuente ha recordado que las propuestas de reforma pasan por dos ejes: uno se basa en simplificar y un reparto "más justo y basado en reglas claras". Un punto esencial sería un único fondo de nivelación que no modifique la ordinalidad, es decir, que una vez realizada la solidaridad el que la practica no pierda puestos con respecto al que la recibe, como ya explicaron este grupo de expertos en otra intervención que tuvieron en Cercle tras recopilar propuestas durante un encuentro promovido por la Fundación Internacional Olof Palme

Otro punto pasa, por ejemplo, en que los territorios de régimen foral participen en la nivelación. "Peculiaridades, las que hagan falta, pero privilegios no", ha sentenciado De la Fuente.