Ir a contenido

perspectivas del mercado

El mercado inmobiliario de lujo en Barcelona puede caer un 20%

La inmobiliaria Barnes Internacional asegura que la paralización de la demanda extranjera por la situación política frena a actividad

Max Jiménez Botías

Promoción de viviendas de lujo en Barcelona

Promoción de viviendas de lujo en Barcelona / ALBERT BERTRAN

Barnes International, firma inmobiliaria francesa, apunta en un informe que el mercado inmobiliario de lujo en Catalunya puede verse muy afectado por la situación política por la que atraviesa el país. "Desde hace un mes los precios tienen una fuerte tendencia a la baja", afirma Emmanuel Virgoulay, socio fundador de Barnes Spain. De hecho, la firma señala la posibilidad de una caída de precios del 20% en el mercado, si la situación se mantiene.

"En los últimos dos años el mercado de la vivienda de lujo en Catalunya estaba viviendo una burbuja por la que la escalada constante de los precios en Barcelona ha llevado a muchos vendedores a pedir precios por su vivienda parecidos incluso a los de París (4 millones de euros por un dúplex de 345 metros cuadrados cerca de los Campos Elíseos)"

Pero desde 1 de octubre los posibles compradores han dejado de llamar a la puerta de las agencias. "Se ha producido una crisis de confianza que es difícil de combatir", ha afirmado Virgoulay. Y no es fácil que se resuelva de la noche a la mañana. "La crisis que tuvimos en Francia en el 2008 tardó tres años en superarse", ha apuntado.

Demanda extranjera

En este sentido destaca que el mercado inmobiliario de lujo en Catalunya --particularmente en Barcelona-- está marcado por la demanda extranjera, que hasta ahora podía representa el 60% del total. "Esa demanda se ha paralizado. Han decidido paralizar las decisiones de compra hasta que se despeje el panorama", ha destacado Virgoulay.

No todo es negativo, sin embargo, una caída de precios del 20% puede hacer que aparezcan nuevos inversores en cuanto el panorama político se despeje para volver a la situación del 2013, justo cuando los fondos internacionales --particularmente los oportunistas-- decidieron que ya era el momento de invertir en España. "Independientemente de lo que pase, nadie quitará la esencia de Barcelona: cultura, arte, gastronomía, mar y clima. Siempre habrá inversores interesados en Cataluña, por lo que el mercado no se va a colapsar. Las crisis siempre generan nuevas oportunidades de negocio, como la de Lehman Brothers en 2008", afirmó Virgoulay..