07 ago 2020

Ir a contenido

HISTORIAS MÍNIMAS

Bookish: factoría de lectores

Bookish transforma la venta de libros por suscripción en experiencia literaria

Carme Escales / Barcelona

Nam Neuyen (izquierda) y Tomás Casals, de Bookish.

Nam Neuyen (izquierda) y Tomás Casals, de Bookish. / CARLOS MONTAÑÉS

En noviembre del pasado año nacía Bookish. Con 25.000 euros de familiares y amigos, Nam Nguyen (Bruselas, 1983) y Tomás Casals (Barcelona, 1982), ponían en marcha en Barcelona una start*up  que ofrece suscripción literaria sin permanencia. Por 21,95 euros al mes, gastos incluidos, los suscriptores reciben en casa una novedad literaria publicada en los últimos 30 días, incluso en algún caso, puede no estar aún en el mercado. El ejemplar se acompaña de una ilustración de un ilustrador de prestigio diferente cada mes, una guía ilustrada sobre la lectura que Bookish envía a domicilio, y un detalle vinculado al libro para vivir mejor la experiencia de lectura. Porque de eso se trata, Bookish se propone estimular la atracción por la lectura a través de su disfrute.

Imaginar para atraer

Nguyen y Casals detectaron la falta de estímulos en el sector editorial para lograr nuevos lectores. “Los materiales del sector para estimular la compra se han renovado muy poco”, expresa el cofundador de Bookish y responsable de sus departamentos de Márketing y Producto, Tomás Casals. “En cambio, plataformas como Netflix, Sky, Spotify o Movistar Plus han revolucionado sus sectores. Gracias a ellas hoy vemos más series y películas y escuchamos más música”, compara. “Investigamos qué se hacía para empujar un sector editorial que mueve al año unos 2.100 millones de euros en España, y vimos que no había modelos nuevos, más allá de la venta online activada por las librerías”, añade.

Diana en la selección

¿Y cómo llegaron ellos a su modelo? El primer factor en el que se fijaron era “el poco tiempo que tenemos todos en la actualidad. Largas jornadas laborales nos limitan mucho el tiempo de las compras. Y el modelo de suscripción las facilita”, explican los impulsores de Bookish. “Ademá, cada vez se publica más, por lo que nos encargamos de hacer un recorrido por la literatura que se publica, con el objetivo de suscitar las ganas de leer con una buena selección, presentación, y la comodidad de recibirlo en casa, como una sorpresa al mes”,detallan. Su modelo de negocio es ligero y escalable, “con la mínima inversión, máxima rentabilidad”, dicen. Una única selección editorial se envía mensualmente a los suscriptores, con opción también de una modalidad regalo para enviar el libro a una tercera persona durante 3, 6 o 9 meses.

En Bookish trabajan cinco personas, y en sus primeros once meses de vida ha sobrepasado los 120.000 euros de facturación. Tiene unos 800 subscriptores, acuerdo con más de veinte editoriales, y un crecimiento mensual del 25%. Para final de año prevén superar los 148.000 euros.

Hace dos semanas iniciaron una ronda de financiación en The Crowd Angel para lograr 200.000 euros para acelerar el crecimiento y aumentar los márgenes brutos del negocio. Ya han conseguido el 60% de esa cifra, con tiquets mínimos de 3.000 euros.

“El próximo año esperamos facturar 360.000 euros y contar ya con 2.500 suscriptores y vender 18.000 libros al año”, apunta el cofundador y consejero delegado de Bookish, Nam Nguyen. Nueve millones de euros es la facturación que se han propuesto alcanzar en el 2020, una vez hayan desembarcado su negocio en Latinoamérica, en el 2019.

Nam Nguyen y Tomás Casals

Formados en el Liceo Francés, al acabar sus ingenierías, industrial e informática, fundaron una academia de refuerzo escolar, una editorial de materiales de repaso, y la red educativa Tiching que vendieron hace dos años.