Ir a contenido

El consejo de Freixenet estudiará el traslado de su sede social fuera de Catalunya

Codorniu advierte del "riesgo económico global" ante la situación política

Cavas Freixenet en Sant Sadurní dAnoia.

Cavas Freixenet en Sant Sadurní dAnoia. / JOSEP GARCIA

El presidente de la Cámara de Comercio de España y de Freixenet, Josep Lluís Bonet, ha afirmado que propondrá al consejo de administración de la compañía el cambio de sede social fuera de Catalunya. "No depende de mí, depende del consejo, pero desde luego yo lo propondré", ha afirmado Bonet en declaraciones a RNE.

De esta forma, la compañía familiar, con sede en Sant Sadurni d'Anoia, seguiría los pasos de otras empresas catalanas que han decidido abandonar Catalunya tras el desafío inpendentista.

"Si realmente vamos a una declaración unilateral de independencia (DUI), habrá una salida importante de empresas de Catalunya, lo que causará una daño gravísimo a Catalunya", ha afirmado Bonet, quien ha añadido que si se declarase la independencia se produciría una "verdadera catástrofe". "Realmente es un despropósito", ha señalado y ha agregado que no solo afectará a Ca

Por su parte, la principal competidora de Freixenet, Codorniu ha asegurado que es responsabilidad de las empresas "poner sobre la mesa el riesgo económico global que existe" ante la actual situación política en Catalunya y lamenta que sean las compañías las que tengan que pagar las consecuencias.

En un comunicad, la compañía controlada por la familia Raventós y fundada en 1551, afirma que esta crisis "afecta directamente a todos los empleados, clientes proveedores y colaboradores de Codorniu que trabajan repartidos por toda la geografía española".

Subraya, en este sentido, que la empresa, que tiene su sede en Sant Sadurní d'Anoia, es "catalana y también española" y lamenta que se la haya vinculado con el independentismo sin que tenga nada que ver con este proceso ni ningún otro.

"Lo hemos desmentido por activa y por pasiva. Queremos repetir bien claro que nosotros no hacemos política, ni queremos, ni nos corresponde, porque para ello están las instituciones y los foros adecuados", remarca la dirección general del grupo, que reconoce que los "inciertos comentarios" que se difunden de Codorniu perjudican "seriamente" la imagen de la compañía.

Codorníu, que preside Mar Raventós, ve "inconcebible" que las empresas catalanas, que únicamente tienen ánimo de generar empleo y riqueza en todo el país, tengan que pagar las consecuencias de esta situación política y estén sometidas a una presión innecesaria.

Por ello, el grupo considera que es responsabilidad de las empresas "poner sobre la mesa el riesgo económico global que existe ante el escenario actual".