Ir a contenido

supervisión fiscal

La Comisión Europea atiza también a Amazon

Bruselas exige al gigante del comercio electrónico que devuelva en Luxemburgo 250 millones en impuestos no pagados

Anuncia recurso ante el Tribunal de Justicia de la UE contra el Gobierno de Irlanda por no recuperar 13.000 millones de Apple

Silvia Martinez

El logo de Amazon. 

El logo de Amazon.  / Carlos Jasso (REUTERS)

Bruselas ha exigido este miércoles a Amazon que pague sus impuestos. La Comisión Europea mantiene abierta su guerra contra la multinacionales que eluden el pago de impuestos en los Estados miembros. Hace algo más de un año reclamó a Apple la devolución de 13.000 millones de euros en concepto de impuestos no pagados en Irlanda y este miércoles ha dado un paso más en esta ofensiva al exigir al gigante del comercio electrónico Amazon que devuelva 250 millones a Luxemburgo por rebajas fiscales ilegales.

Bruselas empezó a pisar el acelerador cuando la danesa Margrethe Vestager asumió las riendas de la poderosa cartera de competencia de la Comisión Europea, a finales de 2014, y desde entonces no ha parado. Los servicios de la competencia comenzaron a investigar a Amazon en octubre de 2014. Casi tres años después concluyen que los pactos fiscales acordados entre la compañía y la hacienda luxemburguesa, en el año 2003 y prolongados posteriormente en 2011, permitieron a la multinacional rebajar sus impuestos “sin una justificación válida”. Ocho años durante los cuáles el actual presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, fue primer ministro de Luxemburgo.

Concretamente, fueron los llamados 'tax rulings' los que permitieron al grupo con sede en Luxemburgo (Amazon EU) desviar la vasta mayoría de sus beneficios a Amazon Europe Holding Technologies, una compañía que no está sujeta a impuestos en Luxemburgo. El pacto, denuncia Bruselas, avaló el pago de royaltis de Amazon EU a Amazon Europe Holding Technologies que le permitió reducir significativamente los beneficios que se podían gravar, reduciendo así la factura fiscal del gigante.

Cuatro veces menos

"Gracias a las ventajas fiscales ilegales concedidas por Luxemburgo a Amazon, cerca de tres cuartas partes de los beneficios de Amazon no tributaron. En otras palabras, Amazon pagó cuatro veces menos de impuestos que otras sociedades locales sometidas a las mismas reglas nacionales", ha denunciado este mediodía la comisaria de la Competencia sobre esta práctica que consideran ilegal.

"Los estados miembros no pueden conceder a los grupos multinacionales ventajas fiscales selectivas a las que otras sociedades no tienen acceso", ha recordado, porque de lo contrario las empresas no pueden competir en igualdad de condiciones y, eso, "es ilegal". Vestager también ha rechazado las críticas por castigar solo a empresas extranjeras. "No importa la bandera ni la nacionalidad. Pagar impuestos forma parte de hacer negocios en Europa", ha recordado.

La compañía ya ha anunciado que recurrirá la decisión. "Creemos que Amazon no ha recibido ningún trato especial de Luxemburgo y que pagamos impuestos en plena conformidad con la legislación tributaria luxemburguesa e internacional", han respondido a través de un comunicado. Y lo mismo ha respondido el Gobierno luxemburgués. "Amazon ha sido gravado de conformidad con las normas fiscales aplicables en el momento pertinente" y "Luxemburgo considera que la empresa no ha recibido ayudas estatales incomptables". El que ejecutivo "se reserva todos sus derechos".

Recurso contra Irlanda

La Comisión Europea también ha decidido dar un paso más en su caso contra Apple. Bruselas le reclamó el año pasado que devolviera a Irlanda 13.000 millones de euros en impuestos no pagados. Más de un año después de aquella decisión –fue adoptada el 30 de agosto del 2016- Irlanda no ha tomado medidas para recuperar el montante y los servicios de la competencia han decidido recurrir ante el Tribunal de Justicia de la UE.

"Entendemos que en determinados casos la recuperación pueda ser más compleja que en otros y estamos dispuestos a ayudar pero los Estados miembros deben hacer progresos suficientes para restablecer la competencia", ha esgrimido Vestager. Y por eso, "hemos decidido denunciar a Irlanda ante el Tribunal de Justicia de la UE por no ejecutar nuestra decisión".

El Gobierno irlandés no se ha tomado el apremio del Ejecutivo comunitario nada bien y aunque ha dejado claro que jamás había aceptado el análisis de la Comisión Europea también ha subrayado también ha recordado su voluntad de recuperar la ayuda. "Siempre hemos dejado claro que el Gobierno está plenamente comprometido a garantizar que la recuperación de la supuesta ayuda estatal de Apple se lleve a cabo sin demora y ha comprometido importantes recursos para lograrlo", han respondido a través de un comunicado. "Es decepcionante que la Comisión haya tomado medidas en este momento contra Irlanda", han lamentado.