Ir a contenido

ESCÁNDALO MEDIOAMBIENTAL

EEUU condena a 40 meses de prisión a un ingeniero de Volkswagen

La prensa alemana revela que el antiguo directivo Martin Winterkorn habría conocido el escándalo del Dieselgate antes de que se hiciese público

Carles Planas Bou

EEUU condena a 40 meses de prisión a un ingeniero de Volkswagen

Virginia Lozano

El Dieselgate se cobra su primera víctima. Casi dos años después de que la prensa alemana destapase que Volkswagen había manipulado hasta 11 millones de vehículos en todo el mundo para esquivar los controles medioambientales, la justicia estadounidense ha emitido la primera condena para un ingeniero del poderoso fabricante automovilístico. Según han dictaminado las autoridades judiciales de Detroit, el ingeniero James Robert Liang será castigado con hasta 40 meses de prisión y una multa económica que ascenderá hasta los 200.000 dólares.

A falta de que se conozcan más detalles, los tribunales han estimado que el ingeniero de 63 años de edad es culpable de haber violado las regulaciones medioambientales de los Estados Unidos al haber aplicado a aproximadamente 600.000 vehículos diésel de Volkswagen un software que le permitía engañar las controles de las autoridades y, por tanto, salir al mercado con un nivel de emisiones contaminantes superior a lo permitido.

En septiembre del año pasado, Liang salió al paso de las acusaciones que habían inundado de críticas al gigante de la automoción alemán y criticó que el grupo empresarial había “perdido sus raíces éticas en la búsqueda de ganancias”. A pesar de que colaboró que las autoridades, la fiscalía quiere ser ejemplar y demostrar que juzgará con mano dura la estafa de Volkswagen. El pasado 4 de julio el directivo Oliver Schmidt también se declaró culpable tras ser detenido por el FBI y se enfrenta a siete años de prisión.

WINTERKORN CONOCÍA EL ESCÁNDALO

Liang fue solo un pragmático que se mantuvo en silencio y fue cómplice de la estafa. Por otro lado, Martin Winterkorn, expresidente y máximo responsable de la empresa, tuvo mucho más poder de decisión. Según ha revelado hoy el diario ‘Süddeutscher Zeitung’, el CEO de Volkswagen habría tenido conocimiento de sus actividades ilegales a finales de julio del 2015. Basándose en las confesiones de Bernd Gottweis, antiguo ejecutivo de la empresa, Winterkorn habría obviado esa información. Hasta ahora, el fabricante se mantiene en su posición inicial de que no conoció la manipulación de sus vehículos en EEUU hasta finales de agosto y principios de septiembre, cuando salió a la luz.

Si la versión de Gottweis es correcta, el mandatario de Volkswagen y otros ejecutivos habrían vulnerado sus obligaciones con la ley y con los accionistas del grupo empresarial que presidía. Unos accionistas que debido al escándalo y a la tardía información terminaron perdiendo mucho dinero en la bolsa. Mientras la fiscalía alemana investiga el caso y el papel que jugaron los responsables de la empresa, Winterkorn ha cobrado un jugoso sueldo de más de 16 millones de euros que, hasta finales del 2016, le han convertido en el directivo mejor pagado de la bolsa alemana. Su pensión actual es de 3.100 euros diarios.

Además del monumental escándalo por su fraude en la emisión de sustancias contaminantes y que le están causando una importante sangría a base de elevadas multas, Volkswagen se enfrenta a otro escándalo mayúsculo. El pasado 22 de julio la prensa alemana destapó que, junto a otros fabricantes como Daimler, BMW, Audi y Porsche, la empresa de Wolfsburgo mantuvo reuniones secretas para crear un cártel y fijar precios, algo que atentaría contra la ley de competencia alemana. Actualmente Daimler, el otro gigante de la automoción alemán, también se encuentra bajo investigación por haber manipulado más de un millón de vehículos con los mismos fines.