Ir a contenido

contra la gran distribución

Protesta de agricultores en Lleida por los precios bajos

Los camiones tiran fruta ante tiendas de Lidl, Mercadona, Aldi y Carrefour y la delegación del Govern

Amenazan con encerrarse en los Servicios Territoriales de Agricultura la semana que viene

EUROPA PRESS / LLEIDA

Protesta de agricultores de Lleida ante un Lidl.

Protesta de agricultores de Lleida ante un Lidl. / ACN / ESTELA BUSOMS

Unos 200 agricultores de Asaja, la Plataforma por la defensa de la fruta dulce, Jarc-Coag y Unió de Pagesos han tirado este viernes unas 30 toneladas de melocotones y peras delante de establecimientos de Lidl, Mercadona, Aldi y Carrefour y de los Servicios Territoriales de Agricultura en Lleida para protestar por los bajos precios que cobran por sus productos, y han triturado parte de esta fruta. Los agricultores, que se quejan de cobrar sus melocotones a alrededor de 15 céntimos por kilo, la mitad de lo que les cuesta producirlos, han protestado por la venta de la fruta como producto reclamo por parte grandes superficies.

También han cuestionado las cesiones que hacen las centrales ante la distribución y han solicitado una entrevista con la 'consellera' de Agricultura, Meritxell Serret, y el director general del ramo, Carmel Mòdol. De no producirse el encuentro antes del martes, los agricultores han amenazado con encerrarse en los Serveis Territorials de Agricultura el próximo viernes, según explicó el presidente de Asaja Lleida, Pere Roqué.

La protesta, en la que han participado agricultores de Asja Aragón, ha comenzado en Lidl y Aldi de la carretera LL-11, donde los payeses, que llevaban unos 50 tractores, han mostrado una larga pancarta con los lemas 'Por la dignidad del agricultor', 'Sin nosotros no comeréis, Basta de vender la fruta sin precio' y ' Por un agricultura justa y sostenible'.

La protesta

Tras descargar la fruta en la puerta de los dos establecimientos que estaban cerrados y tirar huevos y harina a las fachadas, los manifestantes se han dirigido a un supermercado Mercadona, que ha cerrado sus puertas durante la protesta, y a continuación han descargado la fruta ante los Serveis Territorials de Agricultura para dirigirse luego a Carrefour, que también tenía cerrada la puerta de la entrada.

El presidente de Asaja Lleida, Pere Roqué ha asegurado: "Todo el volumen importante de la comercialización de la fruta vale la mitad de fichar a Neymar, somos 10.000 familias detrás que estamos sufriendo mucho", ha asegurado.

"Exigimos que el Govern, ya no la consellera que ya no tiene nada que decir, que el presidente Puigdemont se ponga las pilas porque está muy bien todo lo que pueda pasar a partir del 1 de octubre, pero a nosotros nos preocupa lo que pasa el 28, el 20 y el 30 de julio", ha agregado.

Ámbito europeo

El portavoz de Jarc, David Borda, ha señalado que esta protesta es de ámbito europeo y va dirigida principalmente a Lidl, Aldi y Tesco, y no a las cadenas catalanas de las que ha dicho que algunas "intentan hacerlo bien".

El responsable de fruta de Unió de Pagesos, Xavier Gorgues, ha señalado que los grandes de la distribución "están apretando lo que no está escrito" y ha señalado que los payeses venden el melocotón a entre 10 y 15 céntimos y en las tiendas está a la venta a entre 1,5 y dos euros.

"Antes de perderlo todo"

Por su parte el presidente de la plataforma en defensa de la fruta dulce, Jonathan Sanjuán, ha valorado la unión de su entidad y las organizaciones agrarias y el intento de luchar "antes de perderlo todo" argumentando que liquidaciones a 15 o 20 céntimos no lo pueden aguantar.

"Tienen culpa las distribuidoras, tiene culpa la Conselleria de Agricultura, que parece que hace caso omiso de nuestras reclamaciones y ruegos", ha asegurado.