Ir a contenido

Nuevo frente contra Facebook, Google y Twitter

La Comisión Europea exige que modifiquen las condiciones de uso y cumplir con las reglas de protección del consumidor

Silvia Martinez

Vera Vourova, comisaria de Mercado Interior de la UE.

Vera Vourova, comisaria de Mercado Interior de la UE.

"No les daré otra oportunidad. El próximo paso en el procedimiento en caso de no recibir una respuesta satisfactoria será lanzar acciones coordinadadas". A la comisaria europea de justicia y protección del consumidor, Vera Jourová, se le ha acabado la paciencia. O Facebook, Google y Twitter toman medidas para corregir los términos y las condiciones que imponen a sus usuarios o empezarán a tomar medidas.

La Comisión Europea y las citadas redes sociales abrieron el diálogo en marzo de este año a raíz de numerosas denuncias de consumidores víctimas de fraudes o estafas al utilizar estas redes sociales. El objetivo clarificar y corregir los términos de uso que, según Bruselas, vulneran la legislación comunitaria en materia de protección de consumidores. El pasado 30 de junio volvieron a pedir por carta ajustes al considerar insuficientes los compromisos asumidos por las tres compañías en relación a la posible limitación de su responsabilidad y les dieron de plazo hasta el 20 de julio para informar sobre las medidas a adoptar.

Dos de las empresas ya lo han hecho y la tercera ha pedido una extensión del plazo hasta el 4 de agosto. Bruselas ha concendido este plazo extra pero Jourová se ha mostrado tajante. "Me estoy impacientando. Seguiremos con el diálogo pero no para siempre. Si no funciona ayudaremos a las autoridades nacionales a lanzar los procedimientos", ha avisado.

Entre las cuestiones que más preocupan a Bruselas, según ha admitido Jourová, el hecho de que los consumidores tengan que acudir a los tribunales de California para resolver cualquier litigio entre ambas partes, que las plataformas no asuman una mayor responsabilidad cuando se cometen fraudes o que los usuarios se vean privados de su derecho a cancelar una compra en línea. "Si quieren hacer grandes negocios utilizando las ventajas de operar en el mercado europeo deben cumplir con los estándares y reglas europeas de protección del consumidor", ha advertido Jourová. Bruselas espera que los cambios estén en marcha para este próximo otoño.