Ir a contenido

aniversario sobre ruedas

Sagalés: de la diligencia al bus ecológico

La firma vallesana cumple 375 años transportando pasajeros en Catalunya

Se ha convertido en la primera empresa catalana en incorporar híbridos en recorridos interurbanos

Albert Segura / Caldes de Montbuí

El ’conseller’ Josep Rull, en el centro, junto al alcalde de Caldes de Montbui, Josep Solé, y Francésc Sagalés, a su izquierda, y dos de los hijos de este, a los flancos.

El ’conseller’ Josep Rull, en el centro, junto al alcalde de Caldes de Montbui, Josep Solé, y Francésc Sagalés, a su izquierda, y dos de los hijos de este, a los flancos. / RICARD FADRIQUE

Cumplir 375 años al frente de un negocio es algo histórico, una épica que incluye grandes hitos y momentos de hundimiento total. La familia Sagalés tiene el honor de poder presumir de tal honor. En ese tiempo han transportado a generaciones de catalanes en sus recorridos cotidianos. La firma, en pleno proceso de relevo generacional, ha sido pionera con la incorporación de los dos primeros autobuses híbridos que cubre trayectos interurbanos en Catalunya.

"En Caldes de Montbui no decimos que vamos a tomar el bus, decimos que vamos a tomar el Sagalés". Así es como el alcalde de la localidad donde la empresa tiene la sede, Jordi Solé, definía este viernes en el acto de celebración del aniversario de la firma el sentimiento de pertenencia que tiene en la localidad. La familia se instaló en ella en 1641, primero con actividades vinculadas a la agricultura y posteriormente, en 1711, con el transporte de hielo desde los pozos de Moià hasta Barcelona.

Francesc Sagalés

presidente

"Mi abuelo, con 12 años, ya llevaba diligencias en el recorrido Caldes-Granollers-Mataró"

La actividad se desarrolló hasta la década de 1760, cuando comenzaron los primeros transportes de personas en diligencias como la que se expone en la nave museo que la empresa familiar tiene en el centro de Caldes. "Mi abuelo me contaba que con 12 años, por 1880, ya llevaba diligencias en el recorrido Caldes-Granollers-Mataró, lo hacía porque al ser un niño, al cruzar la Collada de Parpers los bandoleros no los asaltaban", explica Francesc Sagalés, que a sus 72 años sigue al frente de la compañía. No será por mucho, dado que ya se está trabajando en la cesión de sus responsabilidades en la que será la 13ª generación de Sagalés.

Coletivización

Uno de los momentos más complicados de la historia de la compañía fue durante la Guerra Civil. En 1936 la empresa se colectivizó la flota de 48 vehículos, pero en 1939 se destruyeron todos ellos. “Se tiraron por barrancos para que las tropas enemigas no los pudieran aprovechar, pero mi padre fue a recoger piezas y en 1940 reactivo la empresa con uno o dos vehículos, a la vez que fue a buscar a sus exconductores, entonces concentrados en campos de varios puntos de España, para pagar el aval y liberarlos”, explica Sagalés.

Tras su constitución oficial como empresa en 1941, la empresa ha ido creciendo progresivamente, convirtiéndose en referente del transporte colectivo en la comarca, e innovando con incorporaciones como la tarjeta T-10 antes que nadie, en la década de los 80, o la tarjeta con chip a mediados de los años 90. 

Con 850 empleados, 550 vehículos propios y una facturación prevista de 80 millones de euros para este 2017, la compañía ha dado recientemente un salto más al convertirse en la primera firma que incorpora dos buses híbridos para realizar trayectos colectivos interurbanos, concretamente entre Caldes y Barcelona.