Ir a contenido

INFORME SECTORIAL

La transacciones hoteleras se paralizan en Barcelona

La moratoria hotelera ha impulsado el valor de los activos y dificulta las operaciones corporativas

MAX JIMÉNEZ BOTÍAS / BARCELONA

Vendido 8 Fachada del hotel Pullman Barcelona Skipper.

Vendido 8 Fachada del hotel Pullman Barcelona Skipper. / RICARD FADRIQUE

Las transacciones hoteleras prácticamente se han paralizado en Barcelona, como consecuencia de la moratoria dictada por el Ayuntamiento de la ciudad puesta en marcha en julio del 2015, que sigue bloqueando aperturas en la ciudad y ha producido un impacto en el valor de los activos disponibles. Esta es una de las conclusiones del estudio 'Gestión de Activos Hoteleros. 2017 España' realizado por la consultora Magma Hospitality.

Pese a la ralentización de la actividad, el informe menciona operaciones como la compra del Hotel Internacional en el 2016 por parte de la socimi Quonia a Husa Hoteles, por 11,2 millones de euros, y la del Hotel Pullman Skipper por parte de un fondo de inversión luxemburgués, que ha pagado 90 millones de euros a Axa Investment, su anterior propietario. Después de esas, el mercado parece haberse cerrado.

Destaca el informe que la actividad corporativa en el sector en España parece haberse trasladado a Madrid, donde se mencionan las operaciones como la compra por parte de Riu Hoteles a Wanda Gruoup del edificio España. Se menciona asimismo la adquisición del Gran Atlanta y del Hotel Alberto Aquilera por parte de Leonardo Hoteles; la del Villa Magna por parte de Dogus Group por 1,2 millones d euros por habitación, y la del Hotel Suecia por Internos Global, como algunas de las operaciones más destacadas. 

El estudio destaca una concentración geográfica de las operaciones en la Península Ibérica con respecto a años anteriores. Así, en el 2014, el 33% de las operaciones se concentraron en España, mientras que el resto de las analizadas se produjeron en la Unión Europea y el Caribe. En el 2017, ese porcentaje se incrementó hasta el 74%, mientras que el año pasado la cifra aumentó ya hasta el 95%. El informe detecta a una reducción de operaciones en Europa, que alcanza el 4%, y en el Caribe, que ha representado el 1,2% del total.