Capital Cell hacia las antípodas

La plataforma de 'crowdfunding' especializada en biotecnología espera abrir este año oficina en Australia

Daniel Oliver, el fundador de la firma, asegura que el sector es "el más rentable del mundo"

Capital Cell hacia las antípodas

DANNY CAMINAL

2
Se lee en minutos
Agustí Sala
Agustí Sala

Redactor jefe de Economía

Especialista en Además de El Periódico, trabajé de 1989 a 1990 en La Economía 16, como responsable de Economía en el Diari de Barcelona, de 1989 a 1990; en la sección de Economía de TVE Catalunya de 1987 a 1989, en Antena 3 de Radio, de 1985 a 1987 y en el Diari Menorca, de 1983 a 1985 y Radio 80-Menorca. Además la licenciatura en Ciencias de la Información por la Universitat Autònoma de Barcelona (1992-1986), tengo un posgrado en dirección general (PDG) 2011-2012y un curso de Márketing Digital y Redes Sociales por la EAE Business School

Escribe desde Barcelona

ver +

El próximo paso de Capital Cell es un auténtico salto: Australia, en las antípodas. La plataforma de 'crowdfunding' catalana especializada en biotecnología espera abrir a finales de este año una filial en Melbourne para dar servicio a Australia y el sudeste asiático, explica Daniel Oliver, confundador y consejero delegado de la compañía. Él mismo está sorprendido por la trayectoria de esta compañía que nació en el 2014. "A finales del año pasado intentábamos levantar 120.000 euros y este año podríamos acabar siendo una multinacional global", bromea.

Y es que ya están internacionalizados, ya tienen sucursal en el Reino Unido. En concreto, en Cambridge, donde trabajan cinco personas desde hace un par de meses. Para dar ese salto hicieron una ronda de 300.000 euros a la que se suma otra liderada Ian Tomlinson (exalto directivo de la farmacéutica GSK) y otros seis inversores con otras 425.000 libras esterlinas, además de un acuerdo de colaboración con Angels in MedCity, una red de 3.500 inversores privados de Londres. 

El objetivo es  abrir una oficina en Melbourne para operar para Australia y Asia

Para su nueva aventura exterior les han venido a buscar para que aporten su conocimiento en inversiones en biotecnología, asegura. Gracias a la internacionalización, la compañía espera duplicar su facturación este año y alcanzar los 200.000 euros. Desde que Capital Cell inició su actividad se han cerrado 14 rondas por un total de 4,4 millones de euros. La media de los proyectos es de unos 250.000 euros, aunque alguno ha llegado a 1,2 millones, como el protagonizado por Bionure, cerrado en marzo pasado. 

A juicio de Oliver, el biotecnológico "es el sector más rentable del mundo". Del 2002 al 2015, el índice IBB Nasdaq, que agrupa este tipo de compañías, ha acumulado una rentabilidad del 448% frente a la del 235% del S&P 500.

Noticias relacionadas

En la actualidad, Capital Cell tiene tres precampañas abiertas, periodo durante el cual se ve si existe interés de los inversores y se busca alguno de referencia. La plataforma ha tomado de su propia medicina ya ha hecho tres rondas. Gracias a ello han pasado de ser dos accionistas, el propio Oliver y su esposa; a ser 180.

Según Oliver, la regulación que se puso en marcha en España para este tipo de actividad, en concreto para el 'equity crowdfunding' (aportaciones que se convierten en participaciones), "prioriza mucho la protección del pequeño inversor, pero limita la actividad", afirma. De hecho, a su juicio, en el Reino Unido, "las reglas están más claras, son más estrictas y el mercado financiero es más activo". La media de inversión por persona es de 60 euros frente a 1,08 en España.