Ir a contenido

DATOS DE LAS OFICINAS DE EMPLEO

El paro desciende en junio en 98.317 personas hasta el nivel más bajo en ocho años

El desempleo alcanza a 3.362.811 trabajadores y el número de contratos temporales logra cifras récord

La Seguridad Social suma 87.692 cotizantes por el incremento de la actividad en hostelería y comercio

MERCEDEAS JANSA / MADRID

El desempleo se redujo en el mes de junio en 98.000 personas, lo que dejó la cifra global de parados en 3,3 millones, un nivel que no se conocía en los últimos ocho años. Las actividades derivadas del turismo, especialmente la hostelería, han sido el motor de la contratación que ha alcanzado una cifra récord y ha dado lugar a estos datos aplaudidos por todos, excepto los sindicatos CCOO y UGT y el PSOE, que han puesto el foco en la zona de sombra de las estadística: el empleo que se crea es muy precario y la protección por desempleo apenas alcanza a la mitad de las personas sin trabajo. 

paro junio 2017

En todo caso, la pujanza del mercado laboral está en una fase de ralentización en lo que llevamos de año. Se mantiene un avance positivo en la creación de empleo y en la reducción del número de parados inscritos en las oficinas públicas  pero con menor intensidad que la del 2016. Si en junio la caída del paro ha sido de 98.313 personas, en mayo fue de  casi 112.000. Y en junio del 2016 estuvo cerca de los 125.000 parados menos. 

Por segundo mes consecutivo el número de contratos ha superado los dos millones, la inmensa mayoría en el sector servicios, lo que anticipa o es síntoma de otro año récord para el sector turístico, sobre todo en la hostelería más de temporada.

69.650  CONTRATOS AL DÍA

La contratación ha sido buena pero precaria y con mucha rotación, es decir, con empleos de muy corta duración. Cada día del mes de junio se firmaron cerca de 69.650 contratos de media.

De los más de dos millones de contratos, apenas el 7,97% tuvo carácter indefinido, lo que alcanza a solo 166.462 contratos. De este total, la inmensa mayoría (99.033) fueron a tiempo completo y el resto (67.429) a tiempo parcial.

En lo que llevamos de año se han efectuado más de 10,5 millones de contratos, un 11% más que en el mismo periodo del 2016. De esta cantidad, un total de 964.839 fueron contratos fijos.

Dado que el empleo que se crea es mayoritariamente en hostelería, se podría pensar que los son los jóvenes los que más dejan de las listas del desempleo para convertirse en ocupados.  Sin embargo, no es así. Entre los menores de 25 años el paro ha caído en 17.171 personas, pero entre los mayores de 25 años, la bajada ha alcanzado a 81.146 trabajadores.

Además de que tantos unos como otros han podido dejar el desempleo por contratación, los más jóvenes que no han encontrado empleo dejan las estadísticas oficiales por el efecto desánimo, mientras que los segundos han podido agotar ya todas las prestaciones.

CATALUNYA EN CABEZA

Como ha sucedido en otros meses el turismo ha hecho que Catalunya sea la comunidad en la que más bajó el desempleo en junio, registrándose 18.102 parados menos y dejando la cifra global por debajo de los 400.000.

Al igual que existe ralentización en la reducción del paro respecto de hace un año, lo mismo ocurre con la creación de empleo que se contabiliza mediante las altas en la Seguridad Social. En junio se ha sumado al sistema cerca de 88.000 cotizantes nuevos, una cifra bastante inferior a los 223.192 de un mes antes. Y también ligeramente por debajo de los 98.000 nuevos cotizantes del 2016, aunque entonces aún no se habían alcanzado los 18 millones de afiliados.

La mayoría de los nuevos afiliados se han concentrado en la hostelería y el comercio, donde ha influido el adelanto de rebajas. También en los sectores de reparación de vehículos, actividades administrativas, actividades sanitarias e industria manufacturera.

Por el contrario, el sector de la educación ha perdido 51.487 empleos, coincidiendo con el fin del curso escolar, la cifra más alta de los ocho últimos años. También se han perdido empleos en agricultura por el final de la campaña de la fresa en Huelva y Almería y de determinadas hortalizas en la zona de Levante, pero también por los efectos de la sequía en el campo.