Ir a contenido

El Govern refuerza su central de compras para ahorrar hasta el 16% al año

Catalunya Compra Pública, que se creará mediante un decreto, elevará de 231 a 430 millones los bienes y servicios a gestionar

Las eficiencias en las trasancciones pueden pasar de los 12 millones por ejercicio actuales a entre 21,4 y más de 40 millones

Agustí Sala

Almacén de material de oficina en un edificio de la Conselleria de Empresa en la zona del Fòrum de Barcelona. 

Almacén de material de oficina en un edificio de la Conselleria de Empresa en la zona del Fòrum de Barcelona.  / CHRISTIAN MORALES

El Govern aprobará en los próximos días un decreto para incrementar la centralización de compras de bienes de uso común y recurrente en la Administración, con lo que el valor de estas pasará de los 241 millones actuales a 429 millones en base a los Presupuestos del ejercicio actual. El ahorro mínimo previsto es del 5%, pero que podría llegar al 16%. El Estado calcula que este sistema proporciona un ahorro del 10,9%.

En la Generalitat, la compra centralizada supone hoy por hoy unos ahorros anuales de 12 millones (una cifra similar a la que aporta el impuesto turístico), con el cálculo más moderado. La cantidad podría pasar a ser de 21,4 millones (cercano a los ingresos de la tasa a proveedores de internet), pero podría llegar a 43 millones (similar a la recaudación de los impuestos medioambientales), con la estimación del Gobierno central. 

Para ganar agilidad se creará Catalunya Compra Pública, a partir de la Comissió Central de Subministraments (CCS), constituída en 1993, que operará como una auténtica central de compras. Mediante el decreto, el servicio pasará a prestarse a un total de 33 entidades del sector público, frente a los 13 departamentos cubiertos actualmente. También se sumarán 10 nuevas familias de bienes y servicios de uso común a las 13 actuales, que la dirección general de Patrimoni consensuará con los distintos departamentos y entidades, ya que supone un cambio de cultura en la gestión.

El perímetro que podría llegar a cubrir este nuevo organismo a medio plazo supera los 1.075 millones, al elevar hasta 199 las entidades y departamentos del sector público que podrían benerficiarse de ello, explica el director general de Patrimoni, Francesc Sutrias.

CLÁUSULAS SOCIALES O AMBIENTALES

Además de aumentar los ahorros y la eficiencia, uno de los objetivos de la medida es facilitar la implementación de políticas públicas, apostar por la innovación y facilitar el acceso de las pymes a la contratación pública. El decreto es "la caja de herramientas" que ha de permitir implementarlo todo, afirma Sutrias. Se trata de convertir a la Administración en un gran comprador con gran capacidad de negociación en el mercado y de implantar sus políticas en las licitaciones.

Actualmente están adheridas de forma voluntaria a la compra centralizada otras entidades y organismos del sector público de la Generalitat, municipales o supramunicipales (hasta 363 entidades) y emplean contratos marco basados en los de la Generalitat. En la medida en la que aumente el perímetro, la adhesión actualmente voluntaria podría pasar a ser obligatoria.

Todo ello permite trasladar los requisitos de la contratación pública al resto de Administraciones. El año pasado, la Generalitat rescindió el contrato a un proveedor por incumplir la normativa laboral y su capacidad de aplicar estas políticas crecerá a medida que lo haga su peso en el mercado como comprador.

LIMPIEZA Y MOBILIARO DE OFICINA

En servicios de limpiezamobiliario de oficina, papel para impresión y escritura incluyen cláusulas medioambientales que promueven los productos de higiene o la flota de vehículos más ecológicos. En materia laboral, los requisitos se centran en los servicios intensivos en mano de obra, como la vigilancia o la limpieza.     

En la actualidad, las compras centralizadas se realizan con el material y el mobiliario de oficina, la vigilancia y la seguridad, la limpieza, la energía, el papel, la prevención de riesgos laborales, el combustible, las bases de datos jurídicas, los servicios postales, los de mensajería o las agencias de viajes.

Compra Pública de Catalunya estará adscrito a la Vicepresidència y Conselleria de Economia i Finances, al frente de la que está Oriol Junqueras; y la coordinación correrá a cargo del dreictor general de Patrimoni.