REPARTO DEL AJUSTE

Montoro ofrece nuevas deducciones fiscales para contentar a C's

El ministro afirma que la medida debe ser compatible con cumplir el ajuste presupuestario

El Gobierno fija el déficit autonómico del 2018 en el 0,3% con la oposición del PSOE y Catalunya

La vicepresidenta del Gobierno y el ministro de Hacienda esta semana en la reunión de la Comisión Nacional de Administración Local.

La vicepresidenta del Gobierno y el ministro de Hacienda esta semana en la reunión de la Comisión Nacional de Administración Local. / Luca Piergiovanni

2
Se lee en minutos
P. ALLENDESALAZAR / MADRID

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha desvelado este jueves que su departamento "está trabajando en tratar de identificar algunas deducciones en el IRPF" para el 2018. Ha tratado así de tranquilizar a Ciudadanos, que este miércoles aseguró que no se iba a volver a sentar a negociar el techo de gasto con el Gobierno si no cambiaba su negativa a bajar el impuesto de la renta. El ministro, con todo, lo ha anunciado con "extrema prudencia". Hacienda, ha sostenido, también está estudiando los "márgenes" que hay para aplicar esas deducciones en el 2018 "sin perjudicar el objetivo de déficit público".

Al Gobierno se le ha complicado el panorama para aprobar el techo de gasto, paso previo a los Presupuestos del 2018, como ha quedado claro en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, tras el que Montoro ha hecho el anuncio. El organismo, del que forman parte las autonomías pero en el que el Gobierno tiene el 50% de los votos, ha confirmado que las autonomías deberán reducir su déficit desde el 0,6% estipulado para este año hasta el 0,3% en el 2018 y el 0% en el 2019 y el 2020. Es la misma senda fijada en la última reunión del organismo en diciembre, pero al contrario que entonces los ocho ejecutivos autonómicos socialistas se han opuesto, junto a Catalunya, mientras que Canarias se ha abstenido y los cinco gobernados por el PP han votado a favor.

En diciembre, con la gestora liderando el PSOE tras la dimisión forzada de Pedro Sánchez, se abstuvieron la mayoría de las comunidades socialistas, salvo Valencia y Baleares, donde el partido gobierna en coalición con otras fuerzas, que se opusieron. Los socialistas habían negociado entonces con el Gobierno para lograr una décima más de déficit para las comunidades y una subida del salario mínimo interprofesional a cambio de apoyar el techo de gasto para el 2017.

REUNIÓN LÚDICA

Noticias relacionadas

La vuelta de Sánchez a la secretaria general con un discurso de mayor confrontación con el Gobierno del PP, sin embargo, ha cambiado de pleno el panorama. La nueva dirección todavía no ha aclarado qué posición tomará respecto al techo de gasto del 2018, pero ha dejado entrever que se opondrá al proyecto del Gobierno. En esta línea, el secretario de Organización, José Luis Ábalos, advirtió este martes a los barones del partido, la mayoría contrarios a Sánchez en las pasadas primarias, que la decisión la tomará la ejecutiva. El apoyo de Ciudadanos, así, es fundamental, y Montoro se ha mostrado seguro de lograrlo.

Por su parte, y en representación de la Generalitat de forma excepcional, el 'conseller' de Justicia, Carles Mundó, ha tildado con ironía la reunión de "lúdico-recreativa", ya que, según ha asegurado, Montoro ha afirmado de entrada que la decisión sobre el déficit ya estaba tomada. También le ha criticado por afirmar que no es justo que se culpe a las comunidades del déficit público español ("La vida es injusta", ha sostenido que ha dicho el ministro) y, al mismo tiempo, imponer a las autonomías el "mayor ajuste": un 50% (déficit del 0,6% de este año al 0,3%) frente al 36% del Estado (del 1,1% al 0,7%). Montoro ha alegado que el Estado está haciendo un esfuerzo mayor este año y que el reparto no es injusto.