Ir a contenido

CAMBIOS EN EL MERCADO LABORAL

El Banco de España admite que el empleo a tiempo parcial se enquista

El paro se dispararía hasta casi el 30% de contar a los que quieren trabajar más horas en su empresa

El supervisor detecta que el peso de los contratos a media jornada es estructural y no se reduce con la recuperación

Eduardo López Alonso

Oficina del Servei d Ocupació de Catalunya.

Oficina del Servei d Ocupació de Catalunya.

El Banco de España advierte de que hay una "acusada reducción de la probabilidad de pasar a un empleo a tiempo completo desde una situación de empleo a tiempo parcial involuntario". La advertencia viene a constatar otro indicador más de la precarización creciente del mercado laboral español pese a la reducción del paro. En el análisis titulado 'Medidas alternativas de desempleo para la economía española' publicado este miércoles, el supervisor bancario explica que, según datos de la encuesta de población activa (EPA), esta probabilidad se situó en el 17,5% en el 2016, algo por debajo de la observada entre aquellos con un contrato a tiempo parcial por otros motivos (20%).

El Banco de España también destaca que la tasa de paro escalaría hasta casi el 30% si en la definición oficial se incluyera a los trabajadores subempleados, aquellos que se encuentran trabajando a tiempo parcial pero que desearían trabajar más horas. De acuerdo con la definición oficial, la tasa de paro se situó a cierre de 2016 cerca del 18,6%. 

SITUACIÓN ANTES DE LA CRISIS

El supervisor señala que antes de la crisis la probabilidad de pasar a un empleo a tiempo completo era superior entre aquellos con contrato a tiempo parcial involuntario. De esta manera, señala que "durante los últimos años esta probabilidad no se ha incrementado para el colectivo con contrato a tiempo parcial involuntario, lo que vuelve a incidir en la posibilidad de un cambio más permanente en la demanda de trabajo a tiempo parcial". "Todo parece indicar que el reciente incremento de trabajadores con contrato a tiempo parcial involuntario tiene un componente estructural que no parece estar revirtiendo con la recuperación", concluye el Banco de España en su informe publicado hoy

TENDENCIA A LA PRECARIZACIÓN

Este hallazgo estadístico se traduce en la práctica en que las empresas tienden a preferir tener dos empleados a tiempo parcial que uno a tiempo completo. La precariedad debilita la posición del trabajador ante la empresa y el sistema que, si no existen mecanismos desincentivadores adecuados, tiende a enquistar las relaciones laborales más rentables para el contratador, que prefiere eludir posibles costes indemnizatorios más altos con costes laborales unitarios más bajos y mayor rotación de personal. 

DESEO DE TRABAJAR MÁS HORAS

El mayor aumento del paro cuando se consideran los trabajadores subempleados se recrudece por el incremento del empleo a tiempo parcial en la economía española, desde el 11,7% a finales de 2006 hasta el 15,3% a finales de 2016, y, sobre todo, por el aumento de los trabajadores que manifiestan que trabajan a tiempo parcial involuntariamente, es decir, que querrían encontrar un trabajo a tiempo completo. Este grupo de individuos ha pasado de representar en torno al 30% de los trabajadores a tiempo parcial a superar el 60%, según el Banco de España.

MARCO LEGAL 

El Banco de España constata que la reforma laboral del 2012, que introdujo la posibilidad de realizar horas extraordinarias a los trabajadores con contrato parcial, ha enquistado la situación, por lo que una mejora de la situación económica no redunda en la transformación de contratos a tiempo parcial a otros a tiempo completo. Otro real decreto del 2013 introdujo flexibilidad adicional en el uso de estos contratos por parte de las empresas, fomentando así la demanda de este tipo de empleos.