Ir a contenido

MAÑANA SE INICIA EL 11º CONGRESO DE LA CENTRAL

CCOO rejuvenece su dirección y renueva el papel como sindicato

Toxo dará el relevo al vasco Unai Sordo tras afrontar los años más duros de la crisis y convocado dos huelgas generales

MERCEDES JANSA / MADRID

El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo.

El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo. / EFE / FERNANDO ALVARADO

Con el lema 'Se mueve' elegido para la celebración de su 11º congreso, Comisiones Obreras (CCOO) quiere protagonizar un cambio de personas y una renovación de mensajes para unos tiempos en que la crisis y la revolución tecnológica han dejado otros modelos de relaciones laborales y mercado laboral.

Ignacio Fernández Toxo, de 64 años, cederá el testigo de la secretaría general tras nueve años en el cargo, a Unai Sordo, de 45 años, hasta hace unas semanas secretario general del sindicato en Euskadi. El relevo no hará temblar las estructuras del sindicato, que este año celebra los 40 años de su legalización, a los que hay que añadir otros 10 de trabajo en la clandestinidad.

Tras consultar con los dirigentes territoriales y de las federaciones de industria, Toxo se decidió a proponer a Sordo como sustituto al aunar una visión más moderna de la actividad sindical con las raíces de la central como movimiento social y político.

En los años de mandato, Toxo ha tenido que lidiar con los peores efectos de la crisis (paro, recorte de salarios y derechos), ha convocado dos huelgas generales  y ha visto implicada a la organización en un caso de corrupción, el de las 'tarjetas black' de Caja Madrid, que obligó a la dimisión del presidente de la fundación 1º de Mayor, Rodolfo Benito, antiguo dirigente de Madrid.  No obstante, presume de ser la primera organización sindical y política que ha hecho públicas sus cuentas.

DELEGADOS Y AFILIACIÓN

En la última década CCOO ha mantenido el primer puesto en las elecciones sindicales pero ha perdido algo más de un cuarto de millón de afiliados. El el censo para este congreso es de 909.700 al corriente de pago que estarán representados por 751 delegados. 

Tanto en el informe de gestión que Toxo presentará este jueves ante el congreso como en los documentos a debate, el sindicato mantiene su línea de actuación de combinar negociación con movilización, así como de reforzar la unidad de acción con UGT.

La crisis económica ha obligado al sindicato a reducir su estructura de federaciones, hasta quedar reagrupadas todas las actividades en seis, no sin problemas internos. Tras este congreso se pondrán en práctica las nuevas fórmulas de renovación interna que limitarán a 12 años (dos mandatos de  cuatro años más otro de prórroga) el tiempo para ocupar un cargo de responsabilidad en las federaciones de industria y en las organizaciones locales y de comunidad autónoma. Además se potenciarán las secciones sindicales de empresa.

Lo que no ha podido lograr Toxo en este año y que dejará en herencia a su sucesor, será un  nuevo acuerdo de negociación colectiva en el que se fija la subida salarial y se trata de revertir las consecuencias más negativas de la reforma laboral .