Ir a contenido

JUICIO POR EL PARO DEL 2012

Álvarez y Toxo exigen la derogación de la 'ley mordaza' por limitar el derecho a la huelga

El fiscal pide siete años de cárcel para dos sindicalistas de UGT tras cinco años en espera de juicio

MERCEDES JANSA / MADRID

Los secretarios de UGT, Pepe Álvarez, (d) y de CCOO, Ignacio Fernández Toxo,(i), en la manifestación en apoyo a Rubén Ranz, centro-derecha, y José Manuel Nogales, centro-izquierda, con motivo del inicio del juicio en el que la Fiscalía pide siete años de cárcel a cada uno por presuntos delitos de atentado a la autoridad durante la huelga general de 2012. 

Los secretarios de UGT, Pepe Álvarez, (d) y de CCOO, Ignacio Fernández Toxo,(i), en la manifestación en apoyo a Rubén Ranz, centro-derecha, y José Manuel Nogales, centro-izquierda, con motivo del inicio del juicio en el que la Fiscalía pide siete años de cárcel a cada uno por presuntos delitos de atentado a la autoridad durante la huelga general de 2012.  / Javier Lizon (EFE)

Pepe Álvarez Ignacio Fernández Toxo, secretarios generales de UGT y CCOO, respectivamente han pedido a los grupos parlamentarios que reformen de manera "inmediata" el Código Penal para derogar el artículo 315 que castiga con penas de cárcel la labor de los piquetes informativos en las de huelgas. Ambos dirigentes sindicales han estado presentes en la manifestación previa al juicio contra los sindicalistas de UGT, Rubén Ranz José Manuel Nogales, para quienes el fiscal pide siete años de cárcel y una multa de 10.000 euros por participar en la huelga general del 2012.

"Defender la libertad hoy es permitir que el derecho de huelga y existencia de piquetes se pueda desarrollar libremente", ha señalado Álvarez.

Toxo ha denunciado que el Gobierno, con la llamada 'ley mordaza'  ha tratado de "embridar" las movilizaciones de los trabajadores para "dar soporte a sus políticas y que no haya derechos de manifestación ni de huelga".

MÁS DE 300 PROCESADOS

La supresión de este polémico artículo, aprobado por el Gobierno de Mariano Rajoy en los primero años de la crisis cuando aumentaron las movilizaciones sociales, se encuentra bloqueada en el Congreso de los Diputados por el PP. A raíz de las huelgas generales del 2012 y 2013, fueron procesados unos 300 sindicalistas de los que aún quedan por pasar ante el juez más de un centenar.

Bajo las consignas 'Yo soy piquete' y 'Justicia Rubén y Nogales: huelga no es delito', afiliados a los dos principales sindicatos llegados de toda España se han manifestado esta mañana en apoyo de los "criminalizados por intentar luchar y salvaguardar los derechos de los trabajadores y trabajadoras", ha dicho Álvarez.

La Fiscalía les acusa de un delito contra los derechos de los trabajadores, atentado a la autoridad y cuatro faltas de lesiones, presuntamente cometidos en una céntrica cafetería de Madrid, abierta aquel 29 de marzo del 2012 a pesar del paro general convocado por los sindicatos.

PIQUETES INFORMATIVOS

Álvarez ha defendido el derecho de los trabajadores a organizarse en piquetes informativos porque son "instrumentos que han permitido conquistar derechos" como el de huelga. El líder de UGT ha pedido a los policías que van a testificar en el juicio que "digan la verdad", ya que "con toda seguridad" cree que si lo hacen los compañeros "saldrán sin cargos". 

Toxo ha calificado de "disparate" la pena de cárcel solicitada por la Fiscalía al ser "antidemocrática", aunque ha dicho que está convencido de un desenlace favorable para los acusados, pues "no cabe en la cabeza que un juez en su sano juicio acabe condenando a estas personas".

Antes de entrar en la sala del juicio, uno de los procesados, Rubén Ranz, ha señalado que quien más coacciona son los empresarios con su persecución del ejercicio de un derecho. José Manuel Nogales ha confiado en que el juicio, que ha quedado visto para sentencia, se resuelva con un veredicto justo tras cinco años y tres meses de espera.

0 Comentarios
cargando