22 feb 2020

Ir a contenido

ACCIONES PARA LA RECUPERACIÓN

La industria reclama mayor empuje para la formación

Los profesionales del sector destacan la necesidad de aunar lazos entre lo público y lo privado

El reciclaje de los trabajadores se emplaza como reto para rebajar el paro

ALBERT SEGURA / SABADELL

 El ’conseller’ Jordi Baiget.

 El ’conseller’ Jordi Baiget. / JOAN PUIG

La industria catalana está recuperando empuje después de los años negros de crisis económica, que pese a dar síntomas de mejora está lejos de tener la salud previa al 2008. El sector reclama mejoras transversales para que la economía recupere su esplendor, algo que pasa por la mejora en las políticas de formación y la innovación.

Así lo apunta la Fundació per la Indústria Sabadell 1559, que este pasado martes ha radiografiado el estado de salud del sector a través de las Jornada de Economía Industrial, que llega esta primavera a su cuarta edición. Centrada en la importancia de potenciar la transferencia de tecnología e innovación como claves para impulsar la industria del siglo XXI, los profesionales del sector apuntan a una imperante necesidad de potenciar los aspectos formativos y la colaboración público privada.

"La Formación Profesional es una pieza clave para las empresas, requiere una buena detección, una distribución territorial ajustada a las necesidades y un correcto asesoramiento a la hora de elegir los estudios y las especialidades", apunta el presidente de la fundación, Josep Bombardó. Por ello, recuerda que del mismo modo se hace necesaria una formación continua de los trabajadores, algo que tiene que impregnar el día a día en las empresas para permitir, de este modo, que los regímenes competenciales de los empleados no se vean mermados.

"Aun así, con 4 millones de contratos temporales no se puede lograr la estabilidad ni la estimulación necesaria, y este es un grave problema de este país", añade Bombardó. Del mismo modo, pone en un plano destacado la necesidad de ajustar el encuentro entre lo público y lo privado: "El 70% de la investigación de este país se lleva a cabo en las universidades, lo que supone de gran importancia que buena parte se realice a partir del binomio entre universidad y empresa", apunta.

RELACIÓN PÚBLICO-PRIVADA

Esta transferencia de conocimiento se tiene que basar en una cooperación que, según el conseller de Empresa i Coneixement, Jordi Baiget, que participó en la jornada inaugural, tiene que dar un paso más allá. "Es importante la relación público-privada, pero del mismo modo también lo es la privada-privada", apuntó.

Baiget reconoce que llegar a los índices de paro registrados antes de la crisis, cuando se encontraba en el 6,5%, es difícil, dado que ahora la cifra se encuentra en el 14%. "Antes de la crisis, 1 de cada 5 personas trabajaba en el sector de la construcción, y ahora es 1 de cada 10, por lo que como país tenemos trabajo por delante, básicamente a través de la formación y el reciclaje", apunta.

Por todo ello, la fundación también destaca la importancia de atacar dos de los pilares para fomentar la competitividad de las empresas: la necesidad de hacer llegar la banda ancha a todos los polígonos industriales de Catalunya y la tarifa de la energía, extremadamente cara en comparación con otros países de Europa. Por ello, aboga por reducir el exceso de regulación, las tasas y los impuestos, que tanta incidencia tienen en los costes de producción de las empresas.