La Generalitat saca a concurso su luz y gas por un máximo de 236 millones

El contrato incluye como requisito cumplir las normas sobre pobreza energética

Economia afirma que la condición es distinta de la que anauló la licitación del Ayuntamiento de Barcelona

Un equipo técnico repara un poste de electricidad.

Un equipo técnico repara un poste de electricidad. / JOAN PUIG

Se lee en minutos

La Generalitat ha iniciado el proceso de concurso para el suministro de energía de sus departamentos organismos públicos para los próximos cuatro años.  El valor del contrato, dividido en 10 lotes, asciende a un máximo de 236,1 millones de euros durante ese periodo de tiempo.

La licitación se lleva a cabo a través de la Comssió Central de Subministraments (CCS), de la Vicerpresidència y Conselleria de Economia. La oferta abarca el consumo de electricidad y gas de las 13 'conselleries' y otras 363 entidades de carácter público. También se incluyen algunos ayuntamientosconsells comarcalsdiputaciones universidades adheridos al CCS.

PRIMER AÑO   

Además de la cantidad máxima del contrato se añaden 52,3 millones corespondientes al IVA; otros 11,4 millones del impuesto eléctrico y 1,6 millones del de hidrocarburos. La parte de valor de los departamentos de la Generalitat llega a 198,4 millones, sin impuestos, mientras que el resto de entidades suman 37,8 millones.

Para el primer año de ejecución, el precio se fija en 44,1 millones. Una de las obligaciones de las empresas adjudicatarias consistirá en cumplir la normativa en materia de pobreza energética. Ese es un condicionante que se añade en el pliego de condiuciones junto al cumplimiento obligatorio de las normas en materia laboral, social, de prevención de riesgos laborales, integración social de las personas discapacitadas, fiscal, de protección de datos personales y medio ambiente.

FUERA DEL CONTRATO

El concurso que convocó el Ayuntamiento de Barcelona, al que no se presentaron grandes eléctricas como Endesa o Gas Natural, fue impugnado por estas como consecuencia de la inclusión de ese requisito sobre la pobreza energética. El Tribunal Catalán de Contratos del Sector Público lo acabó anulando por ese motivo.

Según fuentes de Economia, a diferencia del caso del consistorio, que incluía el cumplimiento de las normas sobre pobreza energética como "objeto del contrato", en este caso, es un requisito más que han de cumplir las adjudicatarias en tanto que compañías energéticas, como sucede con as cuestiones laborales o tributarias, entre otras. "Es lo mismo que estar al corriente del pago de impuestos o en condiciones legales para los trabajadores", explican.

Noticias relacionadas

Los proveedores actuales de la Genertalitat son sociedades pertenecientes a Cepsa, Endesa, Factorenergía, Endesa y Repsol.

Desde el 2000, la CCS licita de forma centralizada los suministros de energía de la Generalitat. Desde entonces, ha licitado y adjudicado seis acuerdos marco de energía, todos ellos con una duración máxima de cuatro años.