Ir a contenido

LIBERALIZACIÓN PORTUARIA

El puerto de Barcelona afronta la primera huelga de estibadores en día laborable

Los más de 6.000 empleados portuarios de España paran su actividad en las horas impares

ANTONI FUENTES / BARCELONA

Las negociaciones siguen en punto muerto. / ATLAS VÍDEO

Los más de 6.000 estibadores han iniciado este miércoles una nueva jornada de huelga que reducirá de forma drástica la actividad de carga y descarga de buques en los puertos españoles. En el caso de Barcelona, donde operan 12 empresas estibadoras, el paro tendrá más incidencia que el pasado lunes, que fue festivo en la ciudad.

La huelga de los estibadores en contra de la liberalización de la estiba portuaria está convocada en las horas impares durante la jornada de hoy, entre las 8 de la mañana del miércoles y las 8 de la mañana del jueves, con lo cual dejará la actividad de carga y descarga reducida a la mínima expresión por el efecto que ocasiona el constante parón y reanudación de la actividad. El paro se reproducirá con los mismos horarios el viernes próximo.

El inicio de la nueva jornada de huelga se desarrolla con normalidad en el cumplimiento de los servicios mínimos y sin incidentes, según han manifestado las autoridades portuarias y los convocantes. Los accesos a los principales puertos registran un tráfico de camiones que van a cargas o descargar contenedores en los muelles muy inferior al habitual y con la supervisión de la policía portuaria. 

Los servicios mínimos dictados por el Ministerio de Fomento dentro del dispositivo especial para hacer frente a la huelga prevén el 100% del trabajo necesario para garantizar el servicio a merancías perecederade activis y peligrosas que puedan suponer un riesgo, para los buques mixtos con el fin de garantizar el servicio de pasajeros de líneas regulares y, como norma general, tendrán que alcanzar un rendimiento mínimo del 50% del promedio diario de actividades.

ACTIVIDADES BÁSICAS EN BARCELONA

En el caso de Barcelona, el decreto de servicios mínimos considera que el puerto es "básico para la exportación e importación de automóviles y suministro de mercancía general para la industria y abastecimiento de la población".

El Gobierno tuvo en cuenta a la hora de establecer estos servicios mínimos que la economía española es "especialmente sensible a la continuidad de la actividad portuaria. El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, advirtió el martes en el Salón de la Logística de Barcelona (SIL) que la huelga causará un daño a la economía y puede provocar la pérdida de tráficos de buques mercantes hacia puertos de itros países, por lo que instó a los sindicatos y a las empresas a negociar de forma intensiva para evitar nuevas jornadas de paros.