Ir a contenido

grandes centros comerciales

Un lunes como un sábado en el Vallès

El día festivo de Barcelona llena las grandes áreas comerciales más allá del área metropolitana.

La meteorología matinal adversa ha propiciado la atracción de compradores que tenían fiesta

ALBERT SEGURA / SABADELL

En Baricentro el lunes festivo se vivió como un sábado de buenas compras.

En Baricentro el lunes festivo se vivió como un sábado de buenas compras. / RICARD FADRIQUE

Este lunes ha sido sábado. Así se interpreta en muchas localidades de la comarca del Vallès ante las largas colas de miles de ciudadanos, la mayoría barceloneses, que ayer tuvieron fiesta y optaron por pasar el día con la familia, en pareja o en solitario por algunas de las grandes áreas comerciales colindantes al área metropolitana, que abrieron al no celebrar fiesta en sus localidades. Incluso hubo compañías, como Ikea, que realizaron una intensa campaña publicitaria previa en Barcelona para recordar que a pesar de que varios municipios se sumaban a la festividad de la Segunda Pascua Florida, en Sabadell abrirían puertas como un día normal.

A primera hora de la mañana, en la mayoría de municipios barceloneses el día amaneció oscuro y lluvioso. Y muchos ciudadanos optaron por cambiar la playa por el centro comercial. "Se nota que la gente está de fiesta y que en Barcelona el comercio esta cerrado", señala Paqui Santos, subdirectora del centro comercial Baricentro, en Barberà del Vallès.

Este lunes, el espacio presentó una apertura de bandera, como si de un sábado cualquiera se tratara, y con una imagen que deja atrás los fantasmas de la crisis. “El pasado sábado tuvimos una afluencia de unos 41.000 visitantes, y este lunes el ambiente que se respira es muy similar”, apunta Santos, que destaca que de habitual, el viernes y el sábado son los días fuertes.

En el ambiente se respiraba que los usuarios estaban fiesta. Contrastaba la densidad de tránsito de coches que registraban autopistas como la B-30, que pasa justo al lado de Baricentro, con la mínima cantidad de camiones circulando respecto a un día laboral normal. También en la C-58, la autopista del Vallès, donde las mayores colas se encontraban en la primera salida procedente de Barcelona: el acceso directo a Sant Pau de Riu-sec, el polígono donde se encuentran grandes firmas como Ikea o Leroy Merlin, y establecimientos de restauración masiva como Viena o McDonald’s.

El vial exclusivo para acceder al aparcamiento de Ikea se colapsó rápidamente, así como el aparcamiento. En el interior, también colas de visitantes en ascensores, pasillos y la cafetería interior, mientras que fuera, los locales de restauración marcaban el lleno.

No sucedió lo mismo en el resto de Sabadell. “Ikea ha hecho una gran campaña publicitaria, y eso ha atraído a mucha gente a la zona comercial, pero no ha repercutido del mismo modo en el centro”, señalaba Josep Maria Porta, presidente de la asociación Sabadell Comerç Centre.

La sensación de movimiento era superior a la de un lunes habitual, sobre todo con familias paseando. Y, aunque el volumen de ventas se incrementó respecto a otros lunes, quedó lejos del de un sábado.

Temas: Ikea Comercio

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.