Ir a contenido

INCERTIDUMBRES EN UN SERVICIO ESTRATÉGICO

Los sindicatos reclaman a los partidos que se enmiende el recorte pesupuestario de Correos

Las centrales amenazan de nuevo con la huelga ante una merma de 60 millones que crea incertidumbre con el reparto universal

Eduardo López Alonso

Tratamiento de paquetería en las instalaciones de Correos en la Zona Franca de Barcelona.

Tratamiento de paquetería en las instalaciones de Correos en la Zona Franca de Barcelona. / RICARD CUGAT

La presión sindical ante el recorte del presupuesto público para Correos aumenta. Los sindicatos CCOO, UGT, CSIF y Sindicato Libre han pedido a los grupos parlamentarios que recuperen la financiación pública que se le ha recortado a Correos en el proyecto de presupuestos y han vuelto a advertir de que no descartan una huelga general si no se revierte este "tijeretazo". Los representantes sindicales han pedido este martes al Gobierno, en una conferencia de prensa conjunta, que se siente a negociar la reducción de la dotación de Correos, que cifran en más de 60 millones de euros, y han acusado al Ministerio de Fomento de aplicar un nuevo recorte de medio millón de euros en la partida presupuestaria destinada a esta empresa pública.

Según el secretario del Sector Postal de CCOO, Sergio Mira, durante la tramitación de los presupuestos generales del Estado el Ministerio de Fomento ha desviado 500.000 euros más desde la financiación del Servicio Postal Universal a un proyecto ferroviario "para satisfacer las demandas localistas y electorales" de Foro Asturias, informa EFE.

MUNICIPIOS PEQUEÑOS

El presidente de CSIF, Jose Ignacio Rico, ha subrayado que el recorte de un tercio del presupuesto que obtuvo Correos el año pasado, 180 millones de euros, afectará a los más de 8.000 municipios del país. Según Rico, la medida dejará a Correos con una financiación de 120 millones por parte del Estado, lo que perjudicará a los núcleos rurales menos conectados.

"Corren el riesgo de no recibir el correo los cinco días de la semana. Si se cierran oficinas, tendrán que trasladarse muchos kilómetros hasta la más cercana", ha explicado. El secretario del sector postal de UGT, Francisco Barrio, ha afirmado que "con la medida se perderá cohesión social además de miles de puestos de trabajo y supondrá la precarización de las condiciones laborales" de los empleados de Correos.

MAL MOMENTO PARA LOS RECORTES

Los recortes llegan en un mal momento para el correo público que requiere ingentes inversiones para modernizar sus sistemas de clasificación y de contacto con el usuario final, ante la gran competencia de operadores postales privados que se apropian de las partes más rentables del negocio. El auge de la paquetería internacional y los envíos vinculados al comercio electrónico requieren de redes de distribución cada vez más sofisticadas y los recortes para el gigante del sector son una medida que amenaza su desarrollo futuro. 

CUMPLIR LA LEY POSTAL

Los sindicatos piden al Gobierno que "se cumpla la ley postal que se aprobó en diciembre del 2010 y se apruebe el Plan de Prestación del Servicio Universal". Esa ley debe asegurar el servicio público de correos a precios bajos y a toda la población al margen de su lugar de residencia. El coste de ese servicio debe evaluarse cada año con una partida presupuestaria y sus desajustes ser compensados al año siguiente. Para Barrio, "la medida demuestra un desinterés total por lo público, destruye la calidad del servicio postal público prestado a la ciudadanía". Por ello, la organización sindical ha realizado una ronda de contactos y reuniones con los representantes políticos para poner en marcha una serie de iniciativas parlamentarias orientadas a rescatar esta financiación. 

0 Comentarios
cargando