05 ago 2020

Ir a contenido

Som Biotech cierra un acuerdo de licencia mundial con Corino Therapeutics, de EEUU

El pacto otorga exclusividad para desarrollar y comercializar un fármaco para tratar la ATTR, una enfermedad rara que afecta al sistema nervioso central

Agustí Sala

Som Biotech cierra un acuerdo de licencia mundial con Corino Therapeutics, de EEUU

Nuevo salto de Som Biotech. La biorfarmacéutica catalana líder en reposicionar fármacos para tratar enfermedades raras del sistema nervioso central, ha cerrado un acuerdo de licencia con la estadounidense Corino Therapeutics para el desarrollo clínico y comercialización de Som-0226 (CRX-1008) destinado a combatir la amiloidosis por trantiretina (ATTR).

El acuerdo, del que ninguna de las partes ha querido dar detalles económicos y financieros, supone un impulso para el tratamiento de esta enfermedad rara degenerativa de origen genético que afecta principalmente al sistema nervioso y al tejido muscular cardíaco (miocardio).

Corino se garantiza la exclusividad mundial. Además de un pago inicial, Som Biotech recibirán otros ingresos en función de determinados resultados y un porcentaje sobre las ventas del producto, al estilo del que en su día la también catalana Oryzon cerró con la faramcéutica suiz Roche.  

Para Raún Insa, director ejecutivo de Som Biotech, el pacto con Corino "proporciona una clara validación del potencial del modelo de negocio" de la compañía".

RESULTADOS PROMETEDORES

Desde la firma estadounidense, una biotecnológica que no cotiza en bolsa, destacan "los resultados preclínicos y los primeros clínicos" que, a su juicio, "demuestran el potencial del fármaco de la compañía catalana para tratar pacientes con todas las formas de ATTR.

Som Biotech, con oficinas en Barcelona y en Boston (EEUU), cerró a principios de este año una ronda de financiación con 18 inversores ('business angels') de distintos países. Con los recursos obtenidos, el objetivo era reforzarse en EEUU. El acuerdo se ha cerrado tras obtener resultados prometedores en la fase clínica IIa, que se llevó a cabo en el Hospital del Vall d'Hebron de Barcelona.