Ir a contenido

CONSUMO

Conseguir Coca-cola sin impuesto a las bebidas azucaradas aún es posible

Aplicación desigual del gravamen catalán a las bebidas azucaradas

Josep M. Berengueras

Una mujer ante las bebidas azucaradas de un supermercado.

Una mujer ante las bebidas azucaradas de un supermercado. / ELISENDA PONS

El impuesto catalán sobre las bebidas azucaradas ya ha entrado en vigor. Desde el 1 de mayo, las tiendas catalanas deben gravar colasrefrescos, bebidas de néctar y zumos de frutas, bebidas deportivas, refrescos de té y caféenergéticas, leches endulzadas, batidos y aguas con sabores dependiendo de su proporción de acúzar, con un impuesto que se paga en función del azúcar que contenga. Deben aplicarlo a los precios finales... Pero la mañana de este martes, 2 de mayo, aún es posible conseguir refrescos 'baratos' pues no todas las cadenas han cumplido con la normativa.

Basta un paseo por la ciudad de Barcelona para encontrar un abanico enorme de precios de los refrescos afectados, y no por las ofertas que aplican los súper híper, sino porque hay cadenas que han aplicado ya el impuesto y otras que no. De hecho, con el impuesto hay productos que deberían haber subido hasta un 50%. El alza depende de la cantidad de azúcar por litro, y va de los 0,08 euros por litro a los 12 céntimos.

El recorrido empieza en una céntrica tienda Caprabo. Al llegar al pasillo de los refrescos, no hay cartelería que indique la subida de precios. Al comprobar los mismos, ni rastro del impuesto: están los de la semana pasada. En otros Caprabo de la ciudad, en cambio, sí que aplican ya el cargo; también en la web capraboacasa.com están los precios actualizados.

En un centro Lidl cercano, ni rastro del impuesto. Y eso que es la Cola de su marca blanca de las que más subiría de precio: la botella de dos litros cuesta 0,47 euros, y con el impuesto debería costar 0,71 (+51,1%). "Actualmente estamos resolviendo temas organizativos y en los próximos días repercutiremos el impuesto en el precio final de venta de aquellos productos afectados, tal y como establece la normativa, manteniendo nuestro compromiso de ofrecer siempre el precio más competitivo del mercado", aseguraron fuentes de la empresa a este diario.

En los centros Mercadona, en cambio, sí que aplican el impuesto. Desde la semana pasada informan a los consumidores a través de cartelería en la entrada de las tiendas, y también cuando los consumidores preguntan a los trabajadores. En cambio, en un Keisy cercano, tampoco hay noticias del impuesto: la Coca-Cola de 2 litros sigue costando 1,43 euros, y el pack de 12 latas, 6,03 euros.

Tampoco en un Dia Market cercano había rastro del impuesto: todo seguía igual respecto de la semana pasada. En un Supercor, en cambio, los precios sí que estaban actualizados con el impuesto, y también había carteles informando a los clientes de los cambios de precio.

En AldiCarrefour BonPreu los precios ya habían sido actualizados con el impuesto, mientras que ni en Alcampo ni en Miquel Alimentació los refrescos se vendían con el nuevo impuesto. En compra 'on line', Amazon Now cargaba el impuesto en sus precios.

Fuentes del sector indican que la implantación será progresiva, y que todas las cadenas acabarán repercutiendo, tarde o temprano, el impuesto.

0 Comentarios
cargando