23 oct 2020

Ir a contenido

RENOVACIÓN SINDICAL

CCOO de Catalunya inicia su congreso con la complicidad de Puigdemont y Colau

El President pide al futuro líder, Javier Pacheco, que mantenga la línea de "radicalidad democrática"

Joan Carles Gallego deja la secretaría general defendiendo el papel del sindicato de "no callar" frente a los recortes

ANTONI FUENTES / BARCELONA

Carles Puigdemont, durante su interveción en el congreso de CCOO de Catalunya.

Carles Puigdemont, durante su interveción en el congreso de CCOO de Catalunya. / CARLOS MONTAÑÉS

CCOO de Catalunya ha iniciado su 11º congreso en Barcelona con aires de cambio pero al mismo tiempo con un ejercicio de autoafirmación después de vivir unos años duros durante la crisis. En esa piña sindical han participado, además de los delegados de CCOO, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y una amplia delegación de seis miembros del Govern encabezada por Carles Puigdemont, que ha pedido a la central que siga con su línea de "radicalidad democrática"

Carles Puigdemont ha reconocido, en su intervención en el congreso sindical, que las mejoras del crecimiento económico y especialmente de la industria "no llega a todo el mundo" o lo hace de forma precaria, por lo que ha destacado como prioridades la construcción del marco de relaciones laborales de Catalunya y la lucha contra la desigualdad entre hombres y mujeres así como la defensa del derecho al trabajo digno. "Entre todos nos podemos conjurar contra las amenazas para que no lleguen aquí", ha indicado Puigdemont en relación con la necesidad de plantar cara a la pérdida de derechos y al avance del populismo en Europa.

El 'president' ha destacado la "radicalidad democrática" que ha guiado la acción de CCOO y su relación con el Govern durante el mandato de Joan Carles Gallego y ha mostrado su deseo de que el futuro secretario general, Javier Pacheco, mantenga también esa línea.

DE LA RESISTENCIA A LA OFENSIVA

Gallego se ha despedido destacando que el sindicato "no ha callado" durante los peores años de la crisis porque era el papel que le tocaba llevar a cabo dentro de la sociedad y frente a los recortes sociales. "Hemos resistido, nos hemos repensado y ahora podemos pasar a la ofensiva", ha dicho Gallego como resumen de la última etapa. El líder saliente de CCOO ha defendido la unidad sindical en Catalunya como la mejor forma de responder al interés neoliberal, a pesar de las discrepancias que se siguen reproduciendo en empresas y sectores.

Apoyo a una solución democrática al conflicto político de Catalunya

El líder del sindicato durante los últimos ocho años, Joan Carles Gallego, ha defendido la solución política y democrática al conflicto político de Catalunya pero ha reiterado que la mejora de las condiciones laborales es la prioridad de CCOO. El congreso tiene previsto aprobar el jueves una resolución que actualiza la hoja de ruta de la central de apoyo al referéndum vinculante y con garantías. 

El máximo dirigente de CCOO en toda España, Ignacio Fernández Toxo, ha advertido de que es necesaria una "reforma en profundidad" de la Constitución ante los síntomas de agotamiento que da no solo en relación con el encaje territorial, sino también con los derechos relacionados con el trabajo al haberse convertido en "papel mojado".

"Ocho años son suficientes porque si no resta capacidad de innovación", ha asegurado Gallego sobre la decisión de no optar a un tercer mandato extraordinario y ceder el paso a la renovación que promueve Javier Pacheco, el exlíder industrial del sindicato formado en Nissan.

SALARIO MÍNIMO PARA BARCELONA

La alcaldesa de Ada Colau ha mostrado su complicidad con el sindicato al recordar la coincidencia en luchas sociales en los últimos años. Colau ha indicado que Barcelona es una ciudad que se organiza y que quiere liderar una "revolución democrática" en un momento de incertidumbre y de esperanzas de cambio después de los efectos negativos de los recortes y de la austeridad en Europa con la crisis candente de los refugiados.

A su juicio, la organización y la lucha colectiva es la respuesta al miedo en las clases populares, aunque ha indicado que son necesarias nuevas formas de lucha e instituciones que hagan propuestas transformadoras para la mayoría social. Sobre los sindicatos, ha dicho que son necesarios y que tienen que ser aliados de las fuerzas sociales y de los municipios. Ha recordado que la inmensa mayoría de los nuevos empleos que se crean también en Barcelona no son dignos, sino precarios. En ese contexto ha citado como respuesta algunos proyectos como la creación de un salario mínimo para la ciudad y el área metropolitana.