Ir a contenido

El espíritu de Santo Tomás

Los empresarios valoran que sea el presidente del Gobierno central en persona quien se comprometa en público a invertir en infraestructuras pero acogen acogen con cautela sus anuncios

Agustí Sala Rafa Julve

Íñigo de la Serna, Julio Gómez Pomar y Josep Rull, este martes en Barcelona.

Íñigo de la Serna, Julio Gómez Pomar y Josep Rull, este martes en Barcelona. / ALBERT BERTRAN

El espíritu de Santo Tomás, ejemplo de incredulidad, ha planeado este martes sobre el auditorio del Palau de Congressos de Catalunya. Las dudas y el escepticismo no se han esfumado del todo entre los empresarios después del discurso del presidente del Gobierno centralMariano Rajoy, tras años de promesas de inversión del Estado en Catalunya cuya ejecución está muy por debajo de lo presupuestado.

Ha sido el 'conseller' de Territori i Sostenibilitat, Josep Rull, el representante de la Generalitat de mayor rango que ha asistido al acto convocado en Barcelona por el Ministerio de Fomento, quien ha recurrido a la figura de Santo Tomás para describir la situación. "Necesitamos tocarlo muchas veces" antes de creerlo (como el apóstol con las heridas del Jesús resucitado), ha afirmado. A la vez, ha recordado el "déficit signficativo de confianza y credibilidad" acumulado durante los últimos 20 años por parte del Ejecutivo central.

"Necesitamos tocarlo antes muchas veces", como Santo Tomás con las heridas de Jesús, ha dicho el 'conseller' Josep Rull   

En todo caso, los patronos que han asistido al acto 'Conectados al futuro' han valorado que el jefe del Ejecutivo "dé la cara" y adquiera compromisos en público. El presidente de Foment del Treball, Joaquim Gay de Montellà, ha considerado destacable "el hecho de que Rajoy venga a Barcelona y se comprometa a acometer inversiones en infraestructuras" y que, además, ofrezca en público diálogo a la Generalitat.

Muchos empresarios opinan que el deterioro de Rodalies y sus incidencias y averías han crispado a la ciudadanía. Es, junto con el corredor mediterráneo, una de la prioridades que ha anunciado Rajoy ante las más 500 personas convocadas por Fomento, entre empresarios, directivos y políticos, sobretodo del PP. "Con que se llevaran a cabo obras que están adjudicadas pero que siguen paradas, casi bastaría", al menos como señal de compromiso, ha sentenciado uno de los empresarios asistentes al acto.

DE FLORENTINO PÉREZ A ANTONI ABAD

En la primera fila del auditorio se han situado una variada representación del sector empresarial, que van desde el presidente de ACS, Florentino Pérez, al de Alsa, Jorge Cosmen; o el de Pronovias, Alberto Palatchí, además de Salvador Alemany (Abertis), así como los máximos representantes de las patronales, como Gay de Montellà, o los de la vallesana Cecot, Antoni Abad, y Pimec, Josep González. Este último ha insistido precisamente en la necesidad de ejecutar los compromisos adquiridos y también ha criticado el hecho de que el Gobierno central destine sistemáticamente más recursos a otros ejes como el Atlántico más que al corredor mediterráneo, que es la infraestructura que mayor rentabilidad ofrece.

Miquel Valls, presidente de la Cambra de Comerç, también ha valorado el compromiso público de Rajoy y ha asegurado que su organización realizará un estudio profundo sobre las obras anunciadas para determinar de forma detallada las que ya estaban adjudicadas o planteadas con anterioridad y ahora se reactivan y aquellas que pueden considerarse como nuevas.

Quizás por esos recelos que han calado en el empresariado y la sociedad catalana, Rajoy ha insistido en que el plan es "realista, viable y verificable en todas sus etapas y coordinado entre todas las administraciones". En la misma línea, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, que ha clausurado el acto, ha asegurado que el plan de inversiones será "evaluable de forma periódica". Y, frente a las dudas empresariales, ha reiterado que el corredor mediterráneo es una "prioridad política, social y económica" del Gobierno. Mensaje a los incrédulos.