Ir a contenido

EL FUTURO DEL EMPLEO

El director de la OIT dice que los trabajadores "no ha salido de la crisis"

Guy Ryder advierte contra la 'trampa' de los cambios tecnológicos

MERCEDES JANSA / MADRID

Guy Ryder y Fátima Báñez, ministra de Empleo, que le presentó  en la conferencia de hoy. 

Guy Ryder y Fátima Báñez, ministra de Empleo, que le presentó  en la conferencia de hoy.  / Zipi

Guy Ryder, director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), ha asegurado que en materia de empleo "no estamos fuera de la crisis". En su opinión, se ha fracasado en este terreno, pese a que las tasas de crecimiento económico sean importantes, y que la solución no solo viene de la adaptación a los cambios tecnológicos, sino en mantener una concepción del trabajo como socialización de las personas en la que el salario no sea la única relación entre empleadores y empleados.

La OIT prepara un documento para el año 2019, con motivo del centenario de su creación, en el que se definirán los nuevos retos del mundo del trabajo entre los que, según Ryder, se encuentran los cambios tecnológicos y las consecuencias de la vuelta a planteamientos económicos proteccionistas y antiglobalización.

En un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum, Ryder ha detallado agunas de las ideas surgidas en los debates para elaborar el documento. Entre las concusiones destaca la de no considerar que cada cambio "por definición" es bueno en materia de empleo. Por ello, ha advertido contra la "trampa del determinismo tecnológico" en la que se puede caer si no se tienen en cuenta los efectos perniciosos de las tecnologías como son la deslocalización, la depreciación del trabajo y los salarios y la pérdida de la negociación colectiva.

"Hemos manejado muy mal la salida de la crisis", ha afirmado el director general de la OIT, porque la recuperación en materia de empleo "sigue siendo lenta" y "hay y habrá cada vez más parados en el mundo". Otros dos datos preocupantes son que hay en el mundo  168 millones de niños trabajando, más de 20 millones en trabajos forzosos.

COMPARTIR Y RENTAS

Los  cálculos de responsable de la OIT es que cada año se necesitarán crear 40 millones de empleos en el mundo para absorber a la población más joven y eso o se hace con un mayor crecimiento de la economía, lo que no se ve próximo, o "pensar el trabajo de otra forma". En este sentido, Ryder ha hablado de compartir el empleo y garantizar unos ingresos universales o rentas básicas.

Ryder también ha advertido contra los nuevos populismos que son, a su juicio, la respuesta política a las insatisfacciones que ha dejado la crisis en las personas. Sin citar al nuevo presidente de Estados Unidos, ha censurado a quienes se muestran ahora defensores del proteccionismo y contrarios a la globalización, posturas que ya se han manifestado en la última reunión del G-20, el grupo de los países más desarrollados.

Este tipo de actitudes forman parte de la "crisis de identidad" que se ha producido entre los trabajadores que mayoritariamente han sido castigados por la crisis. Ryder ha pedido que los sindicatos y las empresas cumplan con su papel en la negociación colectiva y que se ponga en valor las relaciones laborales para que no se conviertan en meras  relaciones comerciales. "Medir solo el coste del empleo, es un fracaso", ha subrayado.