25 oct 2020

Ir a contenido

NEGOCIACIÓN LABORAL

Patronal y sindicatos, reticentes con el fondo de capitalización que propone el Gobierno

Toxo destaca que hay margen para el acuerdo en las distintas mesas del diálogo social

Patronal y sindicatos se han mostrado reticentes ante la idea del Gobierno de comenzar a diseñar la creación de un fondo de capitalización, la llamada "mochila austríaca", que acumule aportaciones de toda la vida laboral del trabajador para actuar después como indemnización por desempleo. Tras el mandato parlamentario de esta semana para que el Gobierno cree este fondo de capitalización negociando con los agentes sociales, estos se han mostrado "cautelosos" a copiar un modelo que aquí puede no funcionar y que supondría terminar con el actual sistema de indemnizaciones por despido.

Este fondo, que debería estar constituido antes del 2020, conllevaría un nuevo modelo de indemnizaciones por despido con el objetivo de "reducir la dualidad del mercado de trabajo y contribuir a la creación de empleo estable". Así, cubriría toda la vida laboral del trabajador, independientemente de dónde esté empleado, y se haría efectivo en casos de despido, movilidad geográfica, formación o jubilación.

La propuesta es una idea ya barajada en anteriores legislaturas, si bien nunca llegó a materializarse, y estaba incluida en el programa electoral de los populares y en el acuerdo de investidura que estos firmaron con Ciudadanos. Pero, ¿qué es la mochila austríaca? Austria puso en marcha en el 2003 una reforma laboral que incluía un fondo de capitalización para los trabajadores, porque no existían las indemnizaciones por despido, de forma que la empresa aportaba una cuantía (1,53% del salario bruto de cada empleado) a sus respectivos fondos. Esta mochila es gestionada por una entidad financiera que lo invierte en búsqueda de un rendimiento, con la total garantía del Estado, y permite a las empresas despedir a coste cero al trabajador.

MESAS DE DIÁLOGO

Por su parte, el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, ha comentado sobre el proceso de diálogo social que "hay márgenes" en cuanto a la orientación del gasto para alcanzar un acuerdo en las distintas mesas de diálogo social abiertas con la patronal y el Gobierno y, en este sentido, ha precisado que los Presupuestos Generales del Estado (PGE) del 2018 "serían determinantes". Toxo ha admitido a Servimedia que aunque se apruebe un presupuesto para el 2017 su alcance sería limitado, ya que se comenzaría a aplicar con el ejercicio muy avanzado. "Se podrían hacer cosas" aunque "limitadas", por lo que "las claves" estarán en los Presupuestos para 2018, los cuales deberían estar acompañados de una reforma fiscal.