Ir a contenido

cambios en la normativa

¿Cuál es la duración del permiso de paternidad? ¿Cómo se solicita? 10 claves

El permiso de paternidad se ha ampliado de cuatro a cinco semanas desde el 5 de julio del 2018

Eduardo López Alonso

Un hombre, con su hijo recién nacido, en Barcelona.

Un hombre, con su hijo recién nacido, en Barcelona. / MARTA JORDI

¿Vas a ser padre en breve? Es una experiencia trascendental y al principio tendrás que hacer frente a algunos trámites (como el del permiso de paternidad) algo farragosos. Para hacerte la tarea más fácil, te explicamos al detalle cómo funciona este subsidio y cómo hacer las gestiones.

Desde el 5 de julio del 2018, la duración del permiso de paternidad se amplió de cuatro a cinco semanas. De hecho, la ley de permisos parentales para nacimientos, adopciones y acogidas está en proceso de transformación. Los Presupuestos de 2019 prevén elevar el permiso de paternidad a 8 semanas, para avanzar en la equiparación con el de maternidad. Además, los ingresos por la baja de paternidad no cotizan en el IRPF (ver respuesta 6). En el caso de los funcionarios se ha alcanzado un acuerdo para elevar el permiso de paternidad hasta ocho semanas a partir del 2019.

Estas son las 10 claves que debes conocer si prevés ampliar la familia a corto plazo.

1. ¿Qué es el permiso de paternidad y cuántos días dura?

Es un subsidio que se da a los trabajadores que suspendan el contrato de trabajo o cesen en su actividad, durante los días legalmente establecidos, con motivo del nacimiento de un hijo, adopción o acogimiento. La ley que regula el permiso de paternidad se aprobó en el 2009, pero entró en vigor el 1 de enero del 2017. Después se ha modificado para los nacimientos a partir del 5 de julio del 2018.

El permiso de paternidad es de dos días inmediatamente después del nacimiento -o de la decisión administrativa de acogimiento-, a los que hay que añadir los días que completan cinco semanas (que serán ocho si salen adelante los Presupuestos del 2019 pactados entre el Gobierno y Podemos). Se pueden disfrutar los días restantes seguidos al parto o de forma a determinar de acuerdo con la empresa. Incluso pueden transformarse en medias jornadas si la empresa accede.

Deben ser hasta cinco semanas ininterrumpidas, justo después del parto o adopción, a lo largo de la baja maternal, o cuando termina. No obstante, la última semana del periodo de descanso podrá disfrutarse de forma independiente en otro momento dentro de los nueve meses siguientes a la fecha del nacimiento del hijo.

Podrá disfrutarse en régimen de jornada completa o parcial de un mínimo del 50%, previo acuerdo con el empresario y es compatible e independiente del disfrute compartido de los periodos de descanso por maternidad.

En el caso de los funcionarios andaluces, podrán disfrutar de un permiso retribuido e intransferible de cinco semanas en el 2018, que llegará a 10 semanas en el 2019 y a 20 semanas en el 2020. 

2. ¿Son más días en caso de parto múltiple?

Sí. La duración se ampliará en el supuesto de parto, adopción, acogimiento o guarda múltiples en dos días más por cada hijo a partir del segundo. La última semana del periodo de descanso podrá disfrutarse de forma independiente en otro momento dentro de los nueve meses siguientes a la fecha del nacimiento del hijo.

3. ¿Quién puede pedir el permiso por paternidad? ¿Hay un periodo mínimo de cotización?

Los trabajadores incluidos en el régimen general y en los regímenes especiales de la Seguridad Social, cualquiera que sea su sexo. La prestación por paternidad es independiente de la de la madre y compatible con el disfrute compartido de la de maternidad, siempre que sea cedido por la madre.

En el supuesto de parto, la suspensión corresponde exclusivamente al otro progenitor. En los casos de adopción o acogimiento, la suspensión corresponderá a uno solo de los progenitores, a elección de los interesados; no obstante, cuando el descanso maternal fuera disfrutado en su totalidad por uno de los progenitores, el derecho a la suspensión por paternidad únicamente podrá ser ejercido por el otro.

Cuando es uno solo el progenitor o adoptante, no puede acumularse el periodo de paternidad al de maternidad. El periodo mínimo de cotización exigido es de 180 días dentro de los 7 años inmediatamente anteriores a la fecha de inicio de la suspensión o, alternativamente, 360 días a lo largo de la vida laboral con anterioridad a dicha fecha.

4. ¿Hay limitaciones en lo que respecta al hijo?

Para generar derecho a la prestación se exige que el adoptado o acogido sea menor de 6 años. No obstante, también generan derecho los mayores de 6 años pero menores de 18 con discapacidad o que, por sus circunstancias y experiencias personales o por provenir del extranjero, tengan especiales dificultades de inserción social y familiar, debidamente acreditadas por los servicios sociales competentes. Se entiende que el adoptado o acogido está afectado por una discapacidad, cuando se acredite en un grado igual o superior al 33%.

5. ¿Cuándo puede disfrutarse del permiso por paternidad?

Este permiso no tiene por qué ir unido al permiso por nacimiento, puedes disfrutarlo dentro del periodo de 16 semanas del permiso por maternidad, o inmediatamente después del mismo. 

6. ¿Qué salario se percibirá?

El 100%. Incluidos todos los conceptos de la base reguladora, normalmente incluidos todos los complementos asignados en la nómina. El Tribunal Supremo ha determinado que las cantidades recibidas durante el permiso de maternidad o paternidad están exentas del IRPF.

La medida tiene efectos retroactivos, por lo que es posible reclamar lo pagado de más después del 2013. Los contribuyentes que incluyeron la prestación por maternidad o paternidad en sus declaraciones de IRPF a partir del 2014 pueden presentar en Hacienda una rectificación de autoliquidación. 

7. ¿Que documentación hay que presentar a la Seguridad Social para solicitar el permiso de paternidad?

El informe de paternidad del servicio de salud, la solicitud del permiso remitido a la empresa y el modelo oficial de la solicitud de paternidad. Los trámites deben hacerse con tiempo suficiente para no causar problemas a la empresa en la que se trabaja. En el momento de la tramitación es necesario llevar también la última nómina, fotocopia del DNI, libro de familia actualizado y recibo del banco en el que se deba ingresar la retribución. El cobro se producirá tras la segunda semana del mes siguiente a la generación del derecho. 

8. ¿Tienen las familias numerosas un tratamiento especial?

Desde el 1 de enero del 2017, se equiparan los permisos de paternidad de cualquier tipo de familia independientemente de si estas son numerosas o no o tienen discapacitados entre ellos. 

9. ¿Qué efecto tiene el cambio de la ley del permiso de paternidad en los funcionarios?

En la actualidad, la baja de maternidad contempla seis semanas obligatorias e intransferibles para la madre frente a cinco para el padre, voluntarias pero intransferibles. Quedan otras 10 semanas que son intercambiables y que los padres asumen en menos del 2% de los casos.

Tras un acuerdo alcanzado en octubre del 2018, todos los empleados públicos de la Administración General del Estado (funcionarios, personal estatutario o laboral) que sean padres en el 2019 dispondrán de ocho semanas de permiso. La medida saldrá adelante al margen de un acuerdo presupuestario. La ampliación de las seis semanas actuales a ocho y la progresiva equiparación con las madres a 16 semanas en el 2020 no depende en el caso de los funcionarios públicos de que el resto de partidos respalden ese convenio, que incluye la ampliación de los permisos de paternidad para todos los trabajadores.

 El Gobierno autónomo de Euskadi, por su parte, ha anunciado que la futura ley de empleo público vasco equiparará la duración de los permisos por parentalidad entre las dos personas que integran la pareja. Ello supondrá, en la práctica, la ampliación del permiso de paternidad de los funcionarios de la Administración vasca de 5 a 16 semanas.

10. ¿Hay alguna particularidad para los autónomos?

No. Como para el resto de trabajadores, la prestación por paternidad es equivalente al 100% de la base reguladora, que en el caso de los trabajadores autónomos se corresponde generalmente con la base de cotización mínima. Es imprescindible estar al corriente de pago de las cotizaciones.