25 oct 2020

Ir a contenido

AUTOMOCIÓN

Cerco sindical a Tesla

Un empleado denuncia las malas condiciones de trabajo en el fabricante de coches eléctricos de EEUU

El fundador de la compañía desmiente las acusaciones y carga contra el sindicato del automóvil

ANTONI FUENTES / BARCELONA

Un Tesla S conectado a un punto de recarga en California.

Un Tesla S conectado a un punto de recarga en California. / REUTERS / SAM MIRCOVICH

"Así como el consejero delegado de TeslaElon Musk, es un respetado campeón en la energía verde y la innovación, deseo que que se convierta también en un campeón para sus empleados". Esa es la reivindicación de un empleado de Tesla en una carta publicada en la que lamenta las malas condiciones de trabajo en las fábricas del fabricante de vehículos eléctricos de lujo.

La carta del empleado de Tesla Jose Moran publicada en forma de 'post' en la web de Medium ha causado un seísmo en la galaxia de la compañía, que ve como crece la presión social encabezada por los sindicatos para que la empresa mejore las retribuciones a los más de 5.000 empleados que tiene en su factoría de Fremont (California).

CONDICIONES DE TRABAJO DEL PASADO

"Trabajamos duro para construir el número uno mundial no solo en coche eléctrico, sino en todo. Desafortunadamente, con frecuencia siento que estoy trabajando para el futuro bajo unas condiciones de trabajo del pasado", asegura Jose Moran en la polémica carta. 

Esas condiciones del pasado que denuncia el empleado incluyen largas jornadas de trabajo de más de 40 horas semanales que en muchos casos ayuda a los operarios a subsistir en una de las áreas más caras de Estados Unidos, la bahía de San Francisco, "con un sueldo de Tesla cercano al más bajo en la industria de automoción". La mayoría de los trabajadores de Tesla gana entre 17 y 21 dólares por hora, frente a una media de 25,58 dólares en las fábricas de coches de EEUU, según Moran. 

Por si eso fuera poco, la carta también pone en entredicho las condiciones de salud laboral debido a los frecuentes accidentes laborales así como el intento de Tesla de que sus empleados firmen un documento de confidencialidad por el que no pueden hablar en público de sus salarios, lo que ya ha provocado quejas. 

RESPUESTA AIRADA DE MUSK

Ante esa situación, Moran y otros empleados han comenzado a organizar la representación sindical en Tesla a través de la poderosa central United Auto Workers (UAW). De hecho, la planta de Tesla forma parte de la lista de objetivos prioritarios del sindicato, junto a las fábricas de Volkswagen en Chattanooga y la de Nissan en Canton.

La denuncia de Moran ha recibido una reacción airada por parte de su jefe máximo y fundador de Tesla, Elon Musk. "Esta persona (en referencia a Jose Moran) fue pagada por la UAW para unirse a Tesla y hacer campaña a favor del sindicato", ha indicado Musk en una respuesta enviada a la web de tecnología Gizmodo. El emprendedor ha desmentido los bajos salarios en Tesla ya que, según dice, son más elevados que los que se pagan en otras fábricas con presencia del sindicato UAW. Musk define su empresa de fabricación de coches eléctricos como "sindicalmente neutra".