28 nov 2020

Ir a contenido

HISTORIAS MÍNIMAS

Meller: la 'start-up' de las gafas de sol y los relojes asequibles

Meller centra su oferta en los jóvenes y usa las redes sociales para lograr clientes

CRISTINA MARTÍN VALBUENA / BARCELONA

Sergi Benet y Marco Grandi, cofundadores de la firma de gafas de sol y relojes Meller.

Sergi Benet y Marco Grandi, cofundadores de la firma de gafas de sol y relojes Meller. / FERRAN NADEU

Pasar todo el día acompañado de tus compañeros de universidad durante algunos meses en Kuala Lumpur (Malasia) más las ganas de emprender un negocio tras haber acabado los estudios. El resultado: Meller, una 'start-up' que se dedica a la venta de gafas de sol y relojes.

Este es el proyecto de tres estudiantes de Administración y Dirección de Empresas en Esade, Sergi BenetMarco Grandi Borja Nadal. Los tres se encontraban en una aceleradora de 'start-ups' en la ciudad malaya, formación que consistía en desarrollar ideas de negocio y ser asesorado por profesionales, y propusieron su intención de crear una marca de gafas de sol. La idea no convenció a sus mentores, pero ellos siguieron trabajando en el proyecto y formándose, lo que se tradujo en lanzarse a crear Meller cuando volvieron a Barcelona.

"Buscábamos un producto que se pudiera distribuir por internet y que también nos gustará a nosotros", cuenta Benet. Así, Meller apostó por las gafas de sol, que son "un producto simple y con un coste bajo" -diseñan en Barcelona, fabrican en China-, y que les permitió hacer una prueba de cómo funcionaba su modelo de negocio basado en la venta digital. Después de este tanteo, vinieron los relojes.

QUÉ VENDER

"Tenemos una serie de requisitos cuando escogemos qué queremos distribuir. En concreto, tiene que ser un producto con el que los tres estemos cómodos, que sea para mujeres hombres, que no tenga tallas y que se pueda vender a un precio asequible", razona Benet. 

Sergi Benet 

Meller le ha permitido aprender cómo desarrollar una empresa, pero, también, a recuperarse de los errores. "Cuando llevábamos poco tiempo aquí, empezamos a vender en Australia y fue un fracaso. Casi abandonamos el proyecto. Por suerte, optamos por redefinirnos", cuenta.

En el caso de los relojes, según el fundador, aunque "no sean tan baratos como las gafas de sol, que las puedes comprar por 30 euros", estos son una "compra inteligente porque el consumidor está comprando calidad por 70 euros y, comparado con las marcas tradicionales, que te podría salir por 300 euros, sales ganando". "Es muy asequible", agrega.

La marca espera lanzar un nuevo artículo al mercado, aunque de momento es solo una previsión por concretar. "El tercer producto aún no está definido y hasta el 2018 no tenemos previsto tocar nada", cuenta Benet.

Creada hace dos años, la marca cerró el 2016 con una facturación de 6 millones de euros, por los 450.000 euros en ventas de su primer año en el mercado. Para este ejercicio, Benet explica que esperan "doblar los resultados" y se aventura a decir que "hasta puede que consigan un poco más". 

PARA JÓVENES

Meller se dirige, básicamente, a unos consumidores que tienen una edad comprendida entre los 16 y los 24 años. Este perfil de clientes se corresponde a su estrategia de márketing, que se focaliza en las redes sociales, como Facebook o Twitter. 

"Cuando empezamos a vender gafas de sol, optamos por anunciarnos en Google, pero, cuando probamos hacerlo en Facebook, vimos que la respuesta a esta publicidad fue espectacular. Con una inversión de 20 euros al día, teníamos un impacto directo en el público al que queríamos llegar y empezamos, así, a poner más dinero", recuerda Benet. 

Así, Meller apuesta por interactuar con los usuarios de estas redes, lo que les permite llegar a ellos y convencerles de la compra y, también, ver qué opinan de sus productos. Esto también se traduce en adaptar lo que ofrecen según lo que sus clientes dicen en Facebook o Twitter.