06 ago 2020

Ir a contenido

Álvarez, de UGT, acusa al Banco de España de tener responsabilidad en la crisis

El líder de UGT asegura que el retraso en la gestión de la crisis fue "decisiva" en su incidencia

El nuevo secretario general de la UGT, Josep Maria Álvarez, tras su elección.

El nuevo secretario general de la UGT, Josep Maria Álvarez, tras su elección. / DAVID CASTRO

El secretario general de UGTJosep Maria Álvarez, ha culpado al Banco de España de la dureza con que esta ha impactado al país. El dirigenge sindical ha destacado la "participación responsabilidad" que tuvo el organismo en el retraso de la gestión de la crisis tras haber relajado las obligaciones de la banca en los primeros momentos y haber retrasado el reconocimiento de las situaciones de morosidad y pérdidas.

Para el líder del sindicato, estas circunstancias podrían haber sido "decisivas" en la incidencia de la crisis financiera sobre la economía española. Así lo ha señalado Álvarez en una entrada de su blog en la que recoge las declaraciones del gobernador del Banco de España en las que justificaba la actuación de la entidad en aquel momento: "Todas las instituciones, nacionales e internacionales, incurrieron en grandes errores de previsión, también el Banco de España".

Para Álvarez, aunque la estrategia se dirigió a evitar la crisis de las entidades, el resultado fue que se tuvo que acudir a una fuerte inyección de fondos públicos "para evitar la quiebra de las entidades".

El secretario general ha afirmado estar seguro de que hay países como Reino Unido, Alemania u Holanda que actuaron mejor que España y ha resaltado que el coste ha caído "de manera especial" en los trabajadores.

Álvarez ha puesto de relieve que esta gestión ha motivado el incremento de la pobreza laboral, de los niveles de precariedad del empleo que actúan contra el saneamiento económico y de la pérdida de poder adquisitivo de las pensiones.

"Diga lo que diga el gobernador del Banco de España, no hemos salido de la crisis", ha insistido Álvarez, tras apuntar que es "urgente" que se mejoren las condiciones de vida y de trabajo de los ciudadanos y que se creen políticas distributivas y redistributivas que permitan la reducción de la pobreza y la desigualdad.

También cree que "para hablar de salida de la crisis" es necesario que se deroguen las sucesivas reformas laborales, "que tanto daño han hecho al nivel y calidad del empleo", y que se recuperen derechos ciudadanos.

Por último, ha pedido que se cuente con una información "exacta" sobre la crisis de las entidades financieras, el coste que "ha supuesto y supondrá para los ciudadanos" y la actuación de las instituciones al respecto. "Aclarar el papel de las instituciones en la crisis financiera es un ejercicio de responsabilidad que no se puede obviar con una especie de carta larga al director", ha añadido.