Ir a contenido

expansión internacional

CaixaBank controlará el 84,51% del portugués BPI

La entidad financiera deberá desembolsar un total de 644 millones en la primera gran operación de control de un banco en el extranjero

MAX JIMÉNEZ BOTÍAS / LISBOA (ENVIADO ESPECIAL)

De izquierda a derecha, Fernando Ulrich, Artur Santos Silva, Gonzalo Gortázar, Pablo Ferero y Jose Pena Amaral, en al anuncio sobre el resultado de la opa de CaixaBank sobre BPI en Lisboa.

De izquierda a derecha, Fernando Ulrich, Artur Santos Silva, Gonzalo Gortázar, Pablo Ferero y Jose Pena Amaral, en al anuncio sobre el resultado de la opa de CaixaBank sobre BPI en Lisboa. / AFP / PATRICIA DE MELO MOREIRA

CaixaBank pasará de controlar el 45,5% del capital del banco portugués BPI al 84,51%. Se trata de la primera gran operación de compra fuera de España de , ya que históricamente la estrategia de la firma ha sido adquirir participaciones minoritarias en entidades financieras, como hizo en el pasado con Erste Bank en Austria o The Bank of East Asia (BEA) en China. Ahora, CaixaBank será el propietario del banco portugués en la primera gran operación financiera que se da entre los dos países de la Península Ibérica.

La mayoría del capital del banco portugués que no estaba en poder de CaixaBank ha dado respaldo a la oferta pública de adquisición (opa) lanzada a mediados de enero sobre la entidad lusa, según ha dado a conocer este miércoles el banco presidido por Jordi Gual en un hecho relevante remitido a la CNMV y en una rueda de prensa conjunta celebrada en Lisboa. Han acudido a la opa un total de 568.362.308 acciones de banco BPI, representativas del 39,01% del capital social. La contraprestación ofrecida en la oferta es de 1,134 euros por acción, resultando un desembolso total de 644,5 millones de euros.

BPI seguirá cotizando en el mercado bursátil portugués, con un capital flotante cercano al 15%. Tras CaixaBank, como segundo accionistas permanecerá la aseguradora alemana Allianz, que controla algo más del 8,43% del capital. Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, ha destacado la voluntad de mantener la liquidez del valor en la bolsa portuguesa, por lo que si con ese 15% no es suficiente, se planten " fórmulas para que exista una liquidez suficiente". Esas fórmulas pueden implicar sacar al mercado más acciones.

Menor presencia en BFA

Uno de los efectos colaterales de la toma de control del BPI por parte de CaixaBank es que la entidad portuguesa tendrá que bajar su participación en el Banco Fomento de Angola (BFA), participado mayoritariamente por la familia Dos Santos. Forma parte de los acuerdos alcanzados con el grupo angoleño, pero también es una recomendación del Banco Central Europeo (BCE). "Nos tomamos en serio, las recomendaciones del BCE", ha comentado Gortázar. "Aunque aún no hemos tomado ninguna decisión, está claro que tendremos que reducir esas participación", ha agregado.

SEGUNDA OPA

Se trata de la segunda opa que CaixaBank lanza sobre el quinto banco de Portugal, en el que ya controla el 44%. El pasado año la operación fracasó por el bloqueo de la empresaria angoleña Isabel Dos Santos, que tiene el 18,6% de las acciones. Según el porcentaje que ha acudido a la oferta, se da por supuesto que Dos Santos ha aceptado la oferta. 

Tras el cierre de la opa, la entidad financiera española pasa a ser el accionista mayoritario de la portuguesa, aunque hasta antes de lanzar la opa tan solo había podido ejercer derechos de voto por el 20% del capital, de acuerdo con los estatutos de la entidad, una situación que ha podido revertirse después de que CaixaBank alcanzara un acuerdo con la empresaria angoleña y el banco aprobara en una asamblea la eliminación de los blindajes de votos.

Con la toma de control, CaixaBank se propone reducir 900 empleos del BPI en los próximos tres años y cerrar 52 oficinas, con el objetivo de mejorar la eficiencia de la entidad. El grupo catalán no hace más que seguir el proceso de ajuste emprendido por el portugués, que hasta ahora ya ha reducido su plantilla, de 5.500 personas, en 400 empleados el año pasado. CaixaBank busca generar un ahorro de costes de 84 millones de euros, de los que 45 corresponden a gastos de personal y 39 a reducción de costes generales, "Las salidas se realizarán de forma pactada, como ha hecho siempre BPI y CaixaBank", ha destacado Gortázar.

Una vez finalizada la oferta, el ratio de capital regulatorio de CaixaBank proforma a fecha de 31 de diciembre del 2016 se sitúa en un 12,0% y en un 11,2% para el escenario 'fully loaded' (según los criterios contables de Basilea III)

NUEVO HOMBRE FUERTE

Tras el cierre de la opa, el consejo del BPI ha tomado la decisión de renovar la cúpula del banco portugués, del que el nuevo hombre fuerte será el español Pablo Forero, director general de la entidad catalana, y hasta ahora responsable del proyeto BPI. Forero toma las riendas ejecutivas del banco y sustituye a Fernando Ulrich, hasta ahora presiente de la comisión ejecutiva de BPI. Asimismo, Artur Santos Silva, presidente del banco pasará a ser presidente honorario del BPI.

0 Comentarios
cargando