30 nov 2020

Ir a contenido

EVOLUCIÓN DEL SECTOR DEL AUTOMÓVIL EN EL 2016

Volkswagen desbanca a Toyota como primer fabricante de coches en pleno 'dieselgate'

El grupo alemán logra un fuerte crecimiento en China, su principal mercado

La marca japonesa sufre un bajón de su principal modelo en EEUU

ANTONI FUENTES / BARCELONA

Un empleado coloca el logotipo de Volkswagen a un vehículo.

Un empleado coloca el logotipo de Volkswagen a un vehículo. / AFP / RALF HIRSCHBERGER

El expresidente de Volkswagen Martin Winterkorn se ha salido finalmente con la suya. Al menos en su aspiración de convertir el grupo alemán en el nuevo rey mundial del sector de la automoción. Aunque Winterkorn se enfrenta a investigaciones por su papel en el escándalo de los motores diésel trucados y por los impuestos que pagó, ha podido ver cumplido su objetivo de desbancar Toyota como el primer fabricante mundial de vehículos

El cambio en el trono mundial del automóvil se produjo el año después del estallido del 'dieselgate', con lo que se demuestra que el fraude confesado no ha tenido apenas efectos en las ventas del gigante alemán en todo el mundo. Quizá por eso, el grupo que preside Matthias Müller no celebró en público la nueva meta conseguida. Sin embargo, el escándalo sí ha tenido efecto en los resultados de Volkswagen con unas provisiones millonarias que merman su rentabilidad frente a la de Toyota, que es más alta.

PRIMERA VICTORIA PARCIAL

Winterkorn tuvo que dejar el cargo en septiembre del 2015 por el escándalo del trucaje de los motores pero con la miel en los labios al haber conseguido una primera victoria parcial que llevó a Volkswagen a superar a Toyota de forma temporal en el primer semestre del 2015. Finalmente, la marca japonesa recuperó la corona a final del 2015 pero la cedió en el 2016.

Cuando parecía que Volkswagen estaría más debilitada por los efectos del 'dieselgate', superó por 137.000 vehículos a Toyota en el 2016, al lograr unas ventas de 10.312.000 unidades (un 3,8% más) frente a los 10.175.000 del grupo presidido por Akio Toyoda (un -0,2%).

Las claves del cambio de liderazgo en la industria automovilística después de cuatro años de dominio del grupo japonés se deben a una combinación de factores como, por ejemplo, una menor demanda en Estados Unidos del Toyota Camry, el modelo estrella de la marca en un mercado importante para la compañía. Si a eso se le une un 'pinchazo' relativo de las ventas de Toyota en China, al crecer 'solo' el 8,2% se explica la pérdida del liderazgo. 

CHINA Y EEUU, MERCADOS DECISIVOS

En cambio, las marcas que engloba el grupo alemán, que incluyen a Seat, siguieron creciendo incluso en Europa, con un 4% más, y especialmente en China, su primer mercado, con un 12,2% más de ventas. En ese contexto, el descenso del 2,6% de las matriculaciones de Volkswagen en EEUU por los efectos del 'dieselgate' tuvo un impacto limitado en el grupo al representar un mercado pequeño para la multinacional. 

Toyota se juega mucho más en EEUU y más después de las amenazas del presidente del país, Donald Trump, de penalizar las ventas de la marca si no para su inversión para abrir una nueva fábrica en México. Para intentar calmar al nuevo Gobierno, Toyota anunció una inversión de 9.425 millones de euros en EEUU en los próximos cinco años. Además, el primer ministro japonés, Shinzo Abe, intercederá a favor de Toyota en la entrevista que mantendrá con Trump a final de esta semana.