Ir a contenido

Patrocina:

EJECUCIÓN DE UNA SENTENCIA

La Audiencia Nacional manda a prisión a cinco exdirectivos de Novacaixagalicia

Los ejecutivos fueron condenados a dos años de cárcel por autoconcederse indemnizaciones millonarias de 22 millones

El tribunal ha tenido en cuenta que el Supremo consideró demasiado baja la pena de cárcel impuesta

PABLO ALLENDESALAZAR / ÁNGELES VÁZQUEZ / MADRID

Los exdirectivos de Novacaixagalicia durante el juicio.

Los exdirectivos de Novacaixagalicia durante el juicio. / Fernando Villar

La Audiencia Nacional ha enviado este lunes a prisión a los cinco exdirectivos de Novacaixagalicia condenados a dos años de prisión por las indemnizaciones millonarias (22 millones de euros) que se concedieron a sí mismos en el año 2010, en pleno proceso de fusión de las dos cajas que dieron lugar a la institución y tras pedir 1.162 millones de euros de ayudas al Estado por la inviabilidad de la entidad. La sección Tercera de la Sala de lo Penal ha denegado la suspensión de la condena, una vez que el Tribunal Supremo la confirmó el pasado septiembre. Se trata de los primeros banqueros que van a la cárcel por sentencia firme desde que estalló la crisis.

La Audiencia Nacional ha valorado la gravedad de los hechos y que el propio Supremo considerase benévola la pena de dos años impuesta a tres exdirectivos José Luis PegoGregorio Gorriaran y Óscar Rodríguez Estrada, al expresidente de Caixa Nova Julio Fernández Gayoso, y al asesor jurídico Ricardo Pradas. La Sala ha tenido en cuenta también que los condenados no han devuelto el dinero que se fijó en sentencia y que tienen todavía causas pendientes con la justicia.

Alonso, Gorriarán y Rodríguez Estrada, según el Supremo, se prepararon las prejubilaciones millonarios "ante la previsión de que la entidad iba a prescindir de sus servicios de forma inminente", mientras que Fernández Gayoso y el asesor jurídico Ricardo Pradas Montilla, fueron "cooperadores necesarios" del delito. El alto tribunal consideró "desproporcionada" la pena de dos años de cárcel, pero no por su exceso al alza como alegaron las defensas, "sino claramente por su exigüidad desde la perspectiva de la gravedad de las conductas". De hecho, lamentó que no podía elevarlas.

FUSIÓN POLÍTICA

Pego mejoró su contrato en siete millones de euros, Gorriarán en cuatro millones, y Rodríguez Estrada en 225.400 euros. "A ello hay que sumar que los dos primeros intervinieron en la administración de Caixa Nova, que había quedado en serias dificultades de viabilidad y práctica insolvencia, de modo que para hacer viable la fusión bancaria en la que se incluyó el FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria) tuvo que aportar más de 9.000 millones de euros del erario público", destacó el Supremo.

Los banqueros son los primeros que van a la cárcel por sentencia firme desde que estalló la crisis

Caixa Nova y Caixa Galicia se fusionaron en el 2010 a instancias del presidete de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, que quería mantener el control sobre las entidades, y en contra del criterio del Banco de España. La unión de dos entidades con problemas de un mismo territorio creó un problema mayor y el Estado terminó por nacionalizar el banco resultante con 9.052 millones de ayudas. En diciembre del 2013, lo vendió al grupo venezolano Banesco, que lo rebautizó como Abanca, por apenas 1.003 millones.

ADMINISTRACIÓN DESLEAL

La Audiencia Nacional condenó a los exejecutivos en octubre del 2015 por un delito de administración desleal en concurso con uno de apropiación indebida por el cobro indebido de prejubilaciones. Además de la pena de cárcel, se les impuso una multa de diez meses con una cuota diaria de 250 euros y inhabilitación especial para el empleo durante el tiempo de la condena.

Según la Sala, las condenas obedeció a que la entidad "que valía 181 millones de euros y tuvo que provisionar 29,9 millones de euros y abonar más de 24 millones de euros como consecuencia de los nuevos contratos de alta dirección, una cantidad que en el fondo la abonó íntegramente el FROB, organismo público que posibilitó que NCG subsistiera gracias al dinero público inyectado”.

El pasado septiembre, el Supremo confirmó la condena de dos años, pero modificó la indemnización y cambió su beneficiario. En octubre, la Audiencia Nacional condenó a Pego y Gorriarán a indemnizar con 6,4 y 3,9 millones, respectivamente, no al FROB como estableció inicialmente, sino a la entidad financiera sucesora del banco gallego. Los demás acusados fueron declarados responsables civiles solidarios, por lo que tendrán que hacer frente a las cantidades fijadas para sus compañeros que no abonen.

Temas: Bancos Justicia

0 Comentarios
cargando