CONSUMO

Vuelven las rebajas de invierno

La pérdida de una fecha de inicio de los descuentos de temporada preocupa a los comerciantes

Los expertos avisan de que más descuentos todo el año implican menores ganancias para las tiendas y, por tanto, menos salario

Momento de la apertura de unos grandes almacenes de la plaza de Catalunya de Barcelona y ambiente de rebajas en el  Portal de l’Àngel. / FOTO: JULIO CARBÓ / VÍDEO ACN / JÚLIA PÉREZ

4
Se lee en minutos
Josep M. Berengueras
Josep M. Berengueras

Periodista

ver +

Día 7 de enero, fecha histórica en la que comienzan las rebajas de invierno. Sin embargo, los consumidores que hayan paseado los días previos por las calles comerciales habrán visto que muchos pequeños comercios y establecimientos de grandes cadenas hace casi una semana que tienen colgados los carteles de descuentos. El motivo: no solo la ley lo permite, sino que la crisis y las necesidades de vender de las tiendas han motivado la aparición durante todo el año de varias campañas de descuentos, desvirtuando las rebajas clásicas, que además se han quedado sin un día de inicio oficial para aún más despiste del consumidor.

Mango, H&M, Springfield, Cortefiel United Colors of Benetton, entre otras, comenzaron las rebajas el pasado lunes, 2 de enero. Algunas pequeñas tiendas también les siguieron. Sin embargo, gigantes de la distribución como Inditex (Zara, Bershka, Pull&Bear, Massimo Dutti), El Corte Inglés y Desigual han esperado hasta el 7 de enero para comenzar el periodo  de descuentos más clásico.

FECHA DE INICIO DE LAS REBAJAS

"Tanto para los consumidores como para las tiendas es importante que haya una fecha de inicio oficial. Los consumidores porque saben cuándo podrán encontrar productos de temporada más baratos, y las tiendas porque es un reclamo muy importante para atraer clientes. Pero parece inevitable que las rebajas acaben diluyéndose", explica Albert Vinyals, profesor de psicología del consumidor de ESCODI, la escuela universitaria del comercio.

Las claves de la noticia

  • Hacer listas La OCU recomienda pensar muy bien antes de ir de compras qué es lo que realmente se necesita. « es una buena manera de evitar compras impulsivas», destaca esta organización.
  • Precio Original La ley remarca que junto al precio rebajado debe constar el precio original del producto, es decir, que se tiene que poder ver en la etiqueta los dos precios. Si no, debe constar claramente el porcentaje de descuento.
  • Preguntar las condiciones Las tiendas pueden aplicar condiciones especiales sobre las devoluciones, el pago con tarjeta, etcétera. La ley marca que están en su derecho, pero que deben indicarse expresamente. Es por ello que es mejor preguntar..
  • Conservar el tíquet Es importante que el cliente conserve el tíquet de compra para cambios o devoluciones. También en internet: muchos comercios ‘on line’ no envían la factura, pero esta se puede bajar en la página web.
  • Mismos derechos Que el producto esté rebajado no implica que se pierdan derechos como la garantía. En caso de problemas, el cliente puede reclamar en la tienda, pedir la hoja de reclamaciones o acudir a Consum.

Si hay rebajas ‘antes de tiempo’ es porque la ley lo permite. El Gobierno del PP liberalizó en el 2012 los horarios comerciales y redefinió las rebajas, permitiendo a los comercios iniciarlas en cualquier momento del año. La ley catalana insistió en las dos fechas para su inicio, pero el Ejecutivo de Mariano Rajoy recurrió la normativa catalana al Constitucional. Finalmente, el Govern ha decidido no insistir en esta cuestión y la nueva ley de comercio catalana dejará libertad a los comerciantes (como ya pasa ahora mientras está la norma suspendida) para empezar las rebajas cuando lo deseen.

Hasta el 2015 solo algunas tiendas adelantaron los descuentos. El año pasado ya fueron muchas más (una encuesta de ESCODI afirma que el 54% de las tiendas empezó las rebajas de invierno el año pasado antes del día de Reyes). Pero este año aún se han visto más carteles de rebajas esta semana. “Están cambiando los hábitos de compra. El modelo tradicional de dos grandes temporadas más dos periodos de descuentos ya no sirve. El consumidor sabe que en cualquier momento del año, ‘on line’ u ‘off line’, hay descuentos, promociones especiales...”, explica el profesor de Esade Josep-Francesc Valls.

LA CRISIS

La aparición de más periodos de descuento como factor promocional fue una de las consecuencias de la crisis. Ante la caída de las ventas, los comercios vieron que no solo el factor precio era más importante que nunca, sino que los descuentos puntuales eran una manera de atraer al consumidor. Sin embargo, esas campañas, que eran puntuales, se han extendido ahora durante todo el año. Y aunque para el consumidor puede parecer positivo, para el vendedor no tiene por qué serlo.

Noticias relacionadas

"Habrá que buscar la manera de intentar respetar los periodos de rebajas porque es muy importante para nosotros. Incluso Inditex y El Corte Inglés opinan así, que es mejor empezar el 7", señala el secretario general del Agrupament de Botiguers i Comerciants de Catalunya (ABC), Emiliano Maroto. La cuestión preocupa, porque si para el consumidor las rebajas es el momento comprar barato, para el comerciante es cuando hará buena parte de la facturación anual (hasta el 40% de las ventas). “El consumidor quiere comprar barato, sí. Pero hay que ser conscientes de que alguien de la cadena lo va a sufrir en forma de menores ganancias: o la tienda, o el que lo produce, o el trabajador”, completa Vinyals.

De momento, toca centrarse en la campaña que empieza ‘oficiosamente’ este sábado. Los descuentos serán de un 50% de media, y el comercio es optimista: "Aumentarán las ventas porque hay más consumo. Pero no se ganará más por el ajuste de precios", avisa Maroto.