Ir a contenido

CRISIS DE ENTIDADES BANCARIAS EN EUROPA

El Bundesbank alerta contra las ayudas públicas de Italia al Monte dei Paschi di Siena

El presidente del banco central de Alemania, Jens Weidmann, recuerda que un rescate bancario del Estado debe ser el último recurso

En su opinión son los inversores los que deben asumir los costes de una reestructuración y no los contribuyentes

El presidente del Bundesbank, Jens Weidmann.

El presidente del Bundesbank, Jens Weidmann. / REUTERS / LISI NIESNER

Italia ha disparado todas las alarmas económicas en la Unión Europea. El presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, instó este lunes a "analizar minuciosamente" la situación del banco italiano Monte dei Paschi di Siena (MPS) y ha recordado que el uso de fondos públicos para un rescate bancario solo debe contemplarse "como último recurso".

La advertencia llega en unos momentos en los que las autoridades económicas de la Unión Europea desean instaurar nuevas reglas que den prioridad "a la protección del contribuyente". Ese espíritu señala directamente a los inversores como los que deben "asumir su responsabilidad", apunta Weidmann en declaraciones al diario 'Bild'. "Los fondos públicos solo se contemplan como último recurso y bajo un listón muy alto", prosigue el presidente del banco central alemán, quien advierte de que en el caso del banco italiano hay "muchas" cuestiones abiertas. Antes de aprobar un rescate hay que "analizar minuciosamente" si el núcleo del banco está "económicamente sano" y vigilar que el dinero que se inyecte no sea utilizado para "cubrir pérdidas previsibles".

El hecho de que sea el Estado italiano el que entre directamente en el capital de entidades financieras en apuros marca una diferencia con el rescate financiado por la Unión Europea de bancos y cajas en España, por ejemplo, que exigió compromisos en términos de política económica para el Gobierno de Madrid. En el caso de Italia, las ayudas directas del Estado pretenden eludir la fiscalización extrema por parte de Bruselas de la política de Roma, pero el banco central alemán exige que esas ayudas no sean un elemento discriminatorio con respecto a entidades de otros países, especialmente las alemanas. 

EL CASO DE MPS

El banco MPS se dispone a solicitar la ayuda del Estado italiano para tratar de paliar sus graves problemas de liquidez, tras fracasar la semana pasada una ampliación de capital por 5.000 millones de euros ante el escaso interés suscitado entre los inversores privados. La entidad supone un riesgo para el sistema bancario italiano por lo que el Gobierno del país aprobó a continuación un decreto con el que dispondrá de 20.000 millones de euros para inyectarlos en bancos con problemas de solvencia. Por el momento se desconoce cuánto dinero necesitará el MPS de los fondos puestos disposición por el Gobierno y, por tanto, se desconoce en qué medida aumentará la participación del Estado en la entidad, de la que ya posee el 4%. La operación quedará bajo la mirada de las autoridades de la Unión Europea (UE) y estará supeditada a un plan de saneamiento de la entidad, que deberá estar supervisado por el Banco Central Europeo (BCE).